El dueño de Joselito usó al mayoral de su finca como testaferro para dar un ‘pelotazo’ de 63 millones

El dueño de Joselito usó al mayoral de su finca como testaferro para dar un ‘pelotazo’ de 63 millones
El consejero delegado y copropietario del grupo Cárnicas Joselito, Juan Luis Gómez.
  • Manuel Cerdán y M.A. Ruiz Coll

El consejero delegado de Jamones Joselito, Juan Luis Gómez Martín, utilizó al mayoral de su finca ganadera de Badajoz como testaferro para dar un pelotazo urbanístico de 63,8 millones de euros. Por estos hechos, Juan Luis Gómez y sus tres hermanos (José, Cristina y María Aránzazu) se enfrentan ahora a penas que suman 10 años de cárcel para cada uno, acusados de los presuntos delitos de estafa, apropiación indebida y administración desleal.

El empresario de los jamones se sirvió de un empleado de su finca ganadera como persona interpuesta para engañar a sus socios de la promotora Marina Ducal SL y arrebatarles, por menos de la mitad de su precio real, unos terrenos edificables en La Línea de la Concepción (Cádiz) valorados en 56’6 millones de euros.

Los terrenos en disputa son conocidos como Gibraltar Playa, tienen una superficie de 34,8 hectáreas y están situados en primera línea de mar, a pocos kilómetros de Sotogrande. En 1969 la zona fue declarada Centro de Interés Turístico Nacional, una denominación que todavía sigue en vigor.

De acuerdo con un convenio urbanístico suscrito en octubre de 2004 por el Ayuntamiento de La Línea de la Concepción, la finca Gibraltar Playa está destinada a albergar una urbanización de lujo con viviendas, restaurantes, centros comerciales, hoteles de cuatro y cinco estrellas, y un puerto deportivo.

Todo ello proporcionará al promotor un beneficio económico de al menos 63,8 millones de euros, según una tasación oficial encargada por el propio Juan Luis Gómez en marzo de 2011. La finca tiene un suelo edificable de 104.403 metros cuadrados para uso residencial.

Joselito
El promotor de la finca Gibraltar Playa obtendrá un beneficio de al menos 63,8 millones de euros, según la tasación oficial encargada por Juan Luis Gómez en 2011.

Juan Luis Gómez y otros tres socios fundaron en marzo de 2005 la promotora Marina Ducal SL para comprar esta finca por 41 millones de euros. Para ello, suscribieron un crédito hipotecario con el Banco Santander por importe de 37 millones.

En los años posteriores, el consejero delegado de Cárnicas Joselito y sus tres hermanos incrementaron su participación en la promotora desde el 25% hasta el 57%, por lo que en febrero de 2009 se hicieron con el control de sus órganos de administración: modificaron los estatutos de Marina Ducal para que la promotora no pudiera tomar ninguna decisión sin la firma de uno de los administradores mancomunados representantes de la familia Joselito.

Haciendo uso de esos poderes, y actuando de espaldas a sus socios minoritarios, Juan Luis Gómez y sus hermanos cedieron el 10 de diciembre de 2009 los derechos de la hipoteca de los terrenos por importe de 17,5 millones de euros a otra empresa, Barents Investments SL, que había sido constituida en Madrid en mayo de aquel mismo año. El precio fijado se corresponde con la cantidad que faltaba por amortizar de la hipoteca.

El porquero de la finca Coto del Rey

A continuación, siempre bajo el control de la familia Gómez Martín, dejó de pagar las cuotas de la hipoteca, por lo que Barents Investments SL logró en 2011 que el Juzgado de Instrucción número 4 de La Línea de la Concepción ejecutar la hipoteca y le adjudicara los terrenos. Es decir, Barents Investments SL logró hacerse con la finca Gibraltar Playa por 17,5 millones de euros, menos de la mitad de los 41 millones que la promotora Marina Ducal SL había pagado por los terrenos.

En teoría, Barents Investments SL no tiene ninguna relación con la familia propietaria de Jamones Joselito. Pero no es así. Blas Larrasa Galván fue nombrado apoderado y luego, en octubre de 2010, administrador único de Barents Investment.

En noviembre de 2015, el diario El País entrevistó a Blas Larrasa, conocido por el mote El Canito, y lo presentó como el mayoral de la finca Coto del Rey, que los Joselito poseen en Jerez de los Caballeros (Badajoz). Según el diario de Prisa, en la finca cuidan a 708 cerdos de 165 kilos cada uno que se alimentan de bellotas en libertad. En ese año, los Joselito sacrificaron unas 35.000 piezas para elaborar Jamones.

En esa misma fecha en la que El País presentaba a Blas como uno de los hombres de confianza de la familia de los jamones Joselito, Juan Luis Gómez intentaba rematar la operación del bono venezolano con Diosdado Cabello para obtener un beneficio de varios millones de euros, como ha informado OKDIARIO.

Joselito
El porquero y testaferro de Juan Luis Gómez, Blas Larrasa, en el reportaje publicado por El País.

Dos meses después, en enero de 2016 el diario Ideal de Granada colocaba otra vez a Blas Larrasa Galván, que entonces contaba con 73 años, entre los trabajadores más fieles de los Joselito. El mayoral afirmaba que la misión de un porquero es acompañar a los puercos mientras se alimentan, pero él se dedicaba en paralelo a asistir a sus jefes en otra operación diferente de cuello blanco. Se quitaba el mono para firmar en el registro y en las notarías como testaferro de la familia jamonera.

De este modo, Juan Luis Gómez utilizó al mayoral y porquero de su finca Coto del Rey como testaferro para arrebatar a sus socios minoritarios de la promotora Marina Ducal SL los terrenos edificables de La Línea de La Concepción por mucho menos de la mitad de su precio real.

El dueño de Joselito usó al mayoral de su finca como testaferro para dar un ‘pelotazo’ de 63 millones
El porquero y testaferro de Juan Luis Gómez, Blas Larrasa, en el reportaje publicado en el diario Ideal.

Este fraude, con visos de alzamiento de bienes, fue detectado por los administradores concursales de la sociedad Macías y Otero SL, que conservaba una participación del 33% en la promotora Marina Ducal.

En un informe dirigido el 14 de mayo de 2013 al Juzgado de Primera Instancia número 4 de Salamanca, los administradores concursales constatan que «la entidad Barents Investments SL es una sociedad interpuesta que actúa a las órdenes del Grupo Joselito de forma que esta sociedad ejecutará la hipoteca y se quedará con los terrenos para el Grupo Joselito», como efectivamente ha ocurrido.

De hecho, el grupo Cárnicas Joselito inyectó entre 2009 y 2013 casi 6,5 millones de euros a Barents Investments SL, mediante préstamos participativos, para cerrar la operación. Esta sociedad pagó para obtener la cesión de la hipoteca con cheques emitidos por una oficina del Banco Santander en Guijuelo (Salamanca), donde tiene su central el grupo Joselito.

El dueño de Joselito usó al mayoral de su finca como testaferro para dar un ‘pelotazo’ de 63 millones
El informe remitido al juez por los administradores concursales de Macías y Otero SL.

Todo ello ocasionó a Macías y Otero SL un quebranto económico de 12,6 millones de euros, equivalente al capital que había aportado a Marina Ducal para comprar la finca Gibraltar Playa. Tras constatar estos datos, el administrador de Macías y Otero, Germán Macías, interpuso una querella contra Juan Luis Gómez y sus tres hermanos, a los que acusa de los delitos de estafa, apropiación indebida y administración desleal.

Piden imputar al patriarca de Joselito

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Salamanca ya ha tomado declaración a los cuatro querellados y al abogado que constituyó la sociedad Barents Investments SL, Sergio Sánchez García.

También ha declarado ante el juez el mayoral y porquero de la finca Coto del Rey, Blas Larrasa Galván, quien ha reconocido que actuó como testaferro en la operación, por decisión del patriarca de la familia Joselito, Juan José Gómez Gómez. En consecuencia, el denunciante Germán Macías ha pedido al juez que también impute en la causa a Juan José Gómez, quien actualmente preside el grupo Cárnicas Joselito.

Lo último en Investigación

Últimas noticias