Recetas de pollo

Receta de Pollo en salsa con vino blanco

Pollo en salsa con vino blanco
Receta de pollo en salsa con vino blanco
Comentar

¿Te gusta cocinar pollo en casa? Esta receta de pollo con vino blanco te gustará, es muy sencilla y rápida de preparar. Toma nota.

La receta de pollo en salsa con vino blanco permite llevar a la alta cocina a la comodidad del hogar. De hecho, cocinar con bebidas alcohólicas siempre ha sido uno de los secretos de los grandes chefs. Por supuesto, no han sido los cocineros con método los que le vieron a esta sustancia el potencial de sazonar comidas. Probablemente, esta práctica inició en la Edad Media, entendiendo que el cristianismo fue la principal razón de popularización de la bebida en Europa. En este sentido, cabe la probabilidad de que civilizaciones antiguas hubiesen utilizado vinos primitivos para darle sabor a algunas preparaciones. Se cree que el vino existe en la humanidad desde la Edad de Piedra, siendo su punto de origen el Medio Oriente.  La vid que es la planta que produce las uvas se cultiva en Oriente y Europa desde épocas muy antiguas. Cabe destacar que cada vino sabe diferente entre otras cosas por la abundancia de especies de esta plantación.

El vino se utiliza en la cocina para conseguir tres cosas en las diversas propuestas gastronómicas. Una de sus principales funciones es marinar las carnes para aromatizarlos y que a su vez pierdan algunos aromas naturales. Este uso permite por ejemplo atenuar la acidez propia de la carne de animales cazados. Un segundo uso un poco más completo es su aporte para caramelizar de las salsas de las recetas. Esto ocurre con alimentos asados y también horneados que cuentan con alguna preparación salteada. Esto le da muchísima consistencia y textura a las mezclas que se utilizan para cubrir los ingredientes centrales como el pollo, la carne de res, verduras o el cerdo.Vino blanco

Un tercer uso de los vinos en la gastronomía del que no se suele hablar mucho, es como acompañamiento en algunos postres. Eso suele verse mucho en los postres que incorporan frutas, chocolate y otros elementos dulces. En este caso, el vino aglutina el sabor de múltiples frutas mezcladas.

Beneficios nutricionales del vino

El vino es una bebida muy positiva para el organismo humano, siempre que sea consumido con moderación. Incluso como bebida alcohólica es recomendado para prevenir las enfermedades cardiacas. De hecho, se conoce que su ingesta contribuye a la limpieza de las vías sanguíneas. Esto se debe a dos sustancias que abundan en sus múltiples presentaciones: vitamina E y polifenoles. Eso último también incide positivamente en el control del colesterol. Añadido a esto, se sabe que los consumidores de vino conservan mayor cantidad de omega 3 en el organismo lo cual es sumamente beneficioso.

En la práctica, el vino es una bebida realmente curativa, previniendo el cáncer, el envejecimiento y protegiendo incluso el estado de la piel.  Es probable que algunas de estas propiedades se pierdan en la cazuela, al igual que el alcohol entra en ebullición. No obstante, todo esto deja claro que utilizar vinos en la cocina al menos no es para nada dañino. A continuación, verás qué sencillo es incorporarlo a tus recetas… ¡Continúa leyendo!

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo
  • 1 cebolla
  • Medio litro de caldo de verduras
  • 400 mililitros de vino blanco
  • 180 gramos de mantequilla
  • 20 gramos de harina de trigo
  • 200 mililitros de leche
  • 100 gramos de champiñones
  • 100 gramos de pasas
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Aceite de oliva
  • Cómo preparar una receta en salsa con vino blanco:

    1. Sazonar las pechugas de pollo. Pueden estar en trozos, tiras alargadas o en pequeños filetes, como más guste la presentación final.Pechugas de pollo
    2. Cortar la cebolla en juliana fina.
    3. Lavar, escurrir y cortar los champiñones por la mitad.
    4. Calentar una cazuela y sofreír la mitad de la cebolla picada durante unos cinco minutos.
    5. Freír la pechuga de pollo en la cazuela con la cebolla hasta que selle durante unos cinco minutos por cada lado.
    6. Verter el vino blanco, el caldo de verduras, y bajar la intensidad del fuego de moderado a bajo. Mantener así la cocción,
    7. Calentar la mantequilla en una cacerola aparte y sofreír la otra mitad de las cebollas. Remover constantemente.
    8. Incorporar a la sartén con la mantequilla la harina, y rehogar hasta que coja un poco de color. Agregar la leche. Cocinar hasta obtener una salsa más o menos espesa. Sal pimentar esta especie de salsa bechamel rápida.
    9. Añadir la salsa de harina, cebolla y leche en la cazuela del pollo.
    10. Agregar a la cazuela del pollo los champiñones y pasas.
    11. Sazonar el pollo en salsa con vino blanco con nuez moscada, pimienta negra y sal.
    12. Mantener la cocción hasta que se cocine el pollo, los champiñones y las pasas.

    Esta receta admite diferentes ideas, como es el caso de las hierbas aromáticas que se quiera. Por otro lado, al realizar esta receta de pollo en salsa con vino blanco aprenderás como utilizar esta bebida en la cocina. Es importante que el alcohol entre en ebullición para quedarnos con lo importante de esta sustancia. Prueba su sabor e incorpóralo en aquellas preparaciones que te parezcan compatibles…

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias