Recetas fáciles

Los errores que debes evitar a la hora de hacer albóndigas

Los errores que debes evitar a la hora de hacer albóndigas
Albóndigas
Comentar

Las albóndigas son uno de los platos más deseados de cualquier cocina.

Las albóndigas son uno de los platos más deseados de cualquier cocina. Esta masa de carne hecha a mano está increíble por sí sola y en compañía de otros ingredientes especiales brillará de una forma extraordinaria. El tomate es el mejor aliado de unas albóndigas caseras, pero no será el único que las convierta en un ingrediente protagonista, la elección de la salsa es casi tan importante como la materia prima. Tus albóndigas pueden ser un éxito o un fracaso incluso antes de llegar a la sartén, toma nota de lo que debes evitar hacer con ellas.

Todos los secretos para hacer albóndigas caseras

  • Las albóndigas tienen unos ingredientes sencillos. Sin darle demasiadas vueltas a la receta tradicional, la carne picada, el pan mojado en leche y un punto de sabor ajo, tomillo, pimienta y sal son los elementos que no pueden faltar en una buena masa. A partir de aquí podemos darle un punto de innovación con algunos frutos secos o incluso un buen queso.
  • No tritures en exceso la carne. La carne picada de las albóndigas deberá ser lo más fresca posible. En la propia carnicería nos pueden picar la carne elegida. No debemos triturarla demasiado o correremos el riesgo de que quede muy seca. La grandeza de las albóndigas es que estén lo más jugosas posibles en el centro.Los errores que debes evitar a la hora de hacer albóndigas
  • La carne de cerdo es la mejor. En toda albóndiga que se precie debe haber carne de cerdo, de lo contrario no tendrán esa jugosidad que buscamos. Podemos combinar mitad y mitad con pollo o ternera para conseguir un equilibrio de sabores nunca visto. El cerdo debe formar parte de esta preparación.
  • El tamaño sí importa. La medida justa de las albóndigas es la palma de la mano, debemos poder colocarlas en la mano con el puño cerrado para darles forma. Si son muy grandes quedarán crudas por dentro y si son pequeñas se secarán. A la hora de crearlas deberemos encontrar esa medida justa que conseguirá un bocado perfecto-
  • Los complementos son indispensables. Las albóndigas no se cocinan solas, las podemos freír o preparar al horno acompañadas de una gran variedad de salsas. Una base de tomate casero o una salsa de yogur sencilla pueden ser buenos aliados de estas albóndigas. Con unas patatas gajo o fritas conseguiremos crear un plato completo con una base tradicional.
  • >
    Estas albóndigas estarán preparadas para triunfar en cualquier momento, sin ningún error que haya estropeado una receta sencilla y deliciosa. Tener estas bolitas de carne en el congelador y cocinarlas en un abrir y cerrar de ojos es el secreto de muchas familias. Con salsas, sopa o pasta, el éxito estará asegurado.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias