Recetas fáciles

Crema de gorgonzola, una receta llena de sabor

Crema de gorgonzola
Crema de gorgonzola, una receta llena de sabor
Comentar

La crema de gorgonzola es un alimento lleno de sabor, alimenticio y práctico. ¿Te gustaría probar? Aquí te dejamos el paso a paso.

La crema de gorgonzola es un acompañante con un sabor delicioso y diferente. Esta receta se elabora a base de un tradicional queso que lleva ese nombre y que es producido en Italia. Se sabe que este lácteo se hace incluso desde la Edad Media y es en el siglo XI cuando se consigue su aspecto mohoso característico. Su sabor es bien valorado en Italia y la gastronomía europea. Este producto alimenticio se llama como la ciudad en donde se documentó por primera vez su elaboración. Sin embargo, muchos pueblos se disputan su origen.

El sabor del queso gorgonzola se debe al tiempo de curación que suele extenderse. La variante dulce se cura con un mínimo de 50 días y la picante más de 80. Esta crema suele ser utilizada como salsa para carnes o ensaladas, pero también puede comerse como un plato líquido. Igualmente puede complementarse con nueces y ser acompañada con un pan. Su consistencia suele ser muy cremosa debido al queso y en realidad, suele saciar con mucha efectividad.

Algunos beneficios nutricionales

La crema de gorgonzola tiene un contenido elevado de grasas, siendo compuesta por lácteos. No obstante, tiene algunas sustancias biológicas muy positivas para el organismo. Por ejemplo, esta receta puede aportar buenas cantidades de casi todas las vitaminas del grupo B. Otro beneficio es que este tipo de queso es rico en ácido pantoténico, ideal para tratar el estrés. A continuación, verás lo fácil y rápido que se prepara este alimento con sello italiano… ¡Presta atención!

Ingredientes:

  • 200 mililitros de leche evaporada
  • 120 gramos de gorgonzola
  • ½ puerro
  • 5 gramos de semillas de sésamo
  • 1 cebolla
  • pimienta negra
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra
  • Cómo preparar una crema de gorgonzola:

    1. Pelar, picar y rehogar el puerro en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego medio.
    2. Incorporar las semillas de sésamo cuando el puerro ablande.
    3. Añadir la leche evaporada hasta que todo hierva. Salpimentar, bajar el fuego y remover la mezcla.Gorgonzola
    4. Colocar la mezcla del puerro y la leche aún caliente en un vaso de batidora e incorporar el queso para que se derrita.
    5. Verificar si el espesor de la crema es el deseado y corregir la sal de ser necesario.

    En caso de que la crema quede muy espesa se le puede añadir un poco de leche. Esto podría ser incluso necesario en muchas ocasiones. Si haces el procedimiento verás que no se necesita mucho tiempo… ¡A cocinar!

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias