Cocer alcachofas

Cocer alcachofas
Receta de cómo Cocer alcachofas: trucos y consejos prácticos
Comentar

Una de las técnicas de cocina más importantes cuando cocinamos alcachofas, es la referida al mantenimiento de su color y la forma de evitar su oxidación. ¿Cómo cocer alcachofas sin que pierdan su precioso color verde? A continuación, veremos algunos consejos prácticos.

Las alcachofas son una rica fuente de diferentes minerales, como el fósforo y el calcio, además de otros como el magnesio, potasio, hierro y zinc. En lo que se refiere a las vitaminas, a la gran proporción de vitamina B1 hay que sumar la vitamina C, y los complejos B3, B5 y B6. Entre sus beneficios para la salud, hay que destacar la acción depurativa de la alcachofa, así como la ayuda para la eliminación de grasas y para la reducción del colesterol.

Además de comer las alcachofas cocidas, también es muy rico y nutritivo el líquido que resulta de su cocción. La alcachofa es beneficiosa para el hígado, regula el riñón favoreciendo la eliminación de agua y otras sustancias de deshecho. Gracias a su aporte en fibra, comiendo alcachofa regulamos nuestro tránsito intestinal, previniendo el estreñimiento. Está demostrado que la alcachofa reduce el colesterol y los triglicéridos.

Ingredientes:

  • Alcachofas
  • Un pequeño manojo de perejil
  • Agua
  • Sal
  • Elaboración:

    1. El primer paso es preparar un bol grande con agua y el ramo de perejil. Está demostrado que esta hierba aromática tiene muchas propiedades antioxidantes.
    2. Tradicionalmente se ha dicho que era el limón el mejor antioxidante para las alcachofas. Podemos hacer una sencilla prueba, y veremos que conservan mejor el color si las hacemos contactar con perejil, que con limón. Además, evitamos que tengan sabor a este cítrico.
    3. Iremos pelando las alcachofas retirando las hojas externas, hasta llegar a las hojas más tiernas, de un color más fino y blanco.cocer alcachofas
    4. El siguiente paso es retirar las puntas de las hojas, que normalmente tienen un color negro. También pelaremos el tallo, obteniendo un color más claro.
    5. Según vamos pelando las alcachofas, las introducimos en el bol con perejil y abundante agua.
    6. Ponemos a cocer una cazuela con agua, sal y perejil. Vamos calentando hasta conseguir el hervor.
    7. Cuando estén peladas todas las alcachofas, las introducimos en la cacerola asegurándonos de que no flotan. En el tiempo de cocción, el contacto con el aire por arriba también las oxidará. Nos podemos ayudar de un plato, rejilla, etc., para garantizar que están totalmente sumergidas.
    8. Una vez que pasen 20 minutos, se apaga el fuego y se dejan enfriar las alcachofas en el mismo líquido, sin sacarlas.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias