Recetas de Semana Santa

Potaje de vigilia

potaje de vigilia
Receta de potaje de vigilia tradicional de Semana Santa 2018
Comentar

La receta del potaje de vigilia es una tradición que se ha instaurado en nuestro país. Durante la vigilia del viernes santo es cuando la prohibición de comer carne es mucho más estricta, momento en el que aparecieron este tipo de potajes. La invención de este plato parece tener su origen en una época compulsa de nuestra historia. Fuentes documentadas nos llevan a las guerras carlinas y los platos que servían a los milicianos. Este potaje de batalla que se caracteriza por no llevar nada de carne puede alimentar a un batallón durante todo el año. Tiene todo lo necesario para disfrutar de un plato de cuchara de esos que llenan y te invitan a disfrutar de un buen descanso. Si quieres preparar una receta increíble, toma nota de este potaje.

Ingredientes:

  • 300 gr de garbanzos
  • 300 gr de bacalao desalado
  • 250 gr de espinacas
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • Pan
  • 1 cucharada de pimentón
  • Laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Cómo preparar un potaje de vigilia

    1. Para poder preparar este potaje de vigilia debemos tener listos los garbanzos. Los puedes dejar en remojo la noche antes y cocer previamente a la elaboración del plato. Siempre son mejores que los que se compran ya hechos, aunque si tenemos prisa es una muy buena opción. Si compras los garbanzos hechos hay que limpiarlos bien para eliminar cualquier producto artificial o conservante. Ponlos debajo del agua y escúrrelos hasta que desaparezca esa espuma que suelen hacer.
    2. Empezaremos a preparar el resto de los ingredientes haciendo un buen sofrito. Picamos y pelamos los dientes de ajo y las cebollas. Es importante que queden en trozos más o menos iguales para que se cocinen al mismo tiempo. Ponemos un chorrito de aceite y freímos bien el ajo, a continuación, incorporamos la cebolla y salamos. Cuando esté bien pochada añadimos la cucharadita de pimentón para darle color y sabor.
    3. Preparamos también el huevo, lo cocemos hasta que esté duro y podamos utilizarlo para la presentación final del plato.
    4. Seguimos preparando el potaje. En la cazuela del sofrito incorporamos el bacalao desmigado y removemos todo bien. Seguidamente, añadimos las espinacas, siempre será mejor que sean frescas, aunque si son congeladas el tiempo de cocción es similar, en unos 5 minutos suelen estar preparadas.  Mezclamos todo muy bien para que todos los sabores se incorporen.
    5. El toque tradicional de este plato es el que vamos a realizar, en un mortero ponemos un poco de pan frito y un diente de ajo. Lo picamos todo muy bien y lo incorporamos al potaje. No solo de dará ese sabor especial, además, incorporará una textura muy especial.
    6. Para presentar el plato, pondremos el huevo cocido troceado por encima y una buena cantidad de potaje. Finalmente, solo quedará disfrutar de una de las mejores recetas de semana santa.

    Últimas noticias