Recetas de helados

Receta de Helado de hierbabuena

Helado de hierbabuena
Receta de Helado de hierbabuena
Comentar

Si te gusta preparar helados caseros y de forma natural, apunta los pasos de este delicioso helado de hierbabuena. Es muy sencillo de hacer.

Los helados de hierba buena son puro aroma y frescura. Se trata de deliciosos polos para refrescarse en una calurosa tarde veraniega. Es una receta casera y económica que permite evocar esos ricos sabores del campo, que también endulzan el espíritu. Sin calorías ni preservativos, es una merienda placentera para cualquier día. Los helados de hierbabuena eran los preferidos de chinos y egipcios para obsequiar a sus invitados en días calurosos. Estos líquidos refrigerados con nieve de la montaña se preparaban con frutas y zumos en copas.  Los romanos, además de nieve, les agregan agua de rosas.

La hierbabuena tiene múltiples usos en la cocina. Es un condimento ideal para la comida, y también se usa para elaborar postres e infusiones. Tiene además beneficios medicinales por sus propiedades analgésicas, antisépticas, antiinflamatorias y antiespasmódicas. Además, mejora la digestión, alivia los dolores de cabeza y sirve para combatir los resfriados y la gripe. De forma simultánea, es muy usada para combatir el mal aliento y también para aliviar la irritación de la piel.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de hojas de hierbabuena
  • 125 gramos de azúcar
  • 4 yemas de huevo
  • 200 mililitros de nata líquida
  • 100 mililitros de leche
  • Cómo preparar un helado de hierbabuena:

    1. En un vaso con agua muy caliente, que haya estado a punto de hervir, colocamos las hojas de hierbabuena. Dejamos reposar durante 10 minutos.
    2. Colamos el contenido y las hojas las trituramos con una cuchara para extraer todo su sabor.Helado de hierbabuena
    3. En una cazuela aparte mezclamos la infusión con la leche y la calentamos a fuego lento durante 10 minutos. Removemos de vez en cuando para evitar que se peque en el fondo. Reservamos
    4. En otro recipiente colocamos las yemas de huevo, la nata y el azúcar. Las batimos muy bien, hasta que estén a punto espumoso. Lo notaremos porque la mezcla va cogiendo un punto blanquecino.
    5. Posteriormente incorporamos la mezcla de leche con hierbabuena. Removemos bien y congelamos.
    6. Cada 45 minutos sacamos la mezcla del refrigerador y la batimos para evitar que se hagan grumos o cristales de hielo. Congelamos nuevamente
    7. Este procedimiento debe realizarse durante cuatro horas para obtener un helado cremoso y homogéneo.

    Este delicioso helado de hierbabuena puedes servirlo en forma de bolas depositadas en copas y adornadas con hojas de menta. Es tan sencillo de preparar que podrás ofrecerlo a pequeños y adultos en casa. Es una forma sencilla y rápida de disfrutar de un delicioso helado sin tener que comprarlo.

    Lo último en Recetas