Recetas de helados

Helado casero de té verde

Helado casero
Helado casero de té
Comentar

El helado casero de té verde requiere un poco de esfuerzo, pero el resultado siempre recompensa. Anota los pasos.

3 recetas de helados caseros

Helado de vainilla casero

Helados saludables para este verano

El helado casero de té verde puede ser muy saludable y cremoso. En realidad, todas las personas pueden preparar este tipo de postre en la comodidad de su hogar. Este tipo de preparación data del siglo XVII y en ese entonces se trataba de un alimento de reyes. En Francia, solo los nobles y la realeza podían disfrutar de los primeros helados hechos a partir de zumos con leche. El problema en ese momento era que los mismos se derretían muy rápido.

Un helado cremoso puede hacerse incluso sin usar una máquina mezcladora. Lo más importante en esta preparación es entender cómo se logra la cremosidad. Para ello, la mezcla debe contener alimentos cremosos como la leche, las yemas de huevo y la nata. En segundo lugar, se debe hacer énfasis en el batido, pues estos ingredientes deben ser mezclados en todo momento. Incluso después de congelar, se debe volver a batir la mezcla para lograr el acabado deseado.

El helado casero de té verde es una propuesta bastante saludable por sus ingredientes. Ciertamente, incorporar la leche y la nata implica ciertos niveles de grasa. No obstante, el nivel calórico de este alimento disminuye un poco debido a la inclusión del matcha. Este ofrece menos calorías que el zumo de muchas frutas. A continuación, verás cómo preparar este postre ligero… ¡Sigue leyendo!

Ingredientes:

  • 10 gramos té verde en polvo
  • 100 gramos de azúcar
  • 450 mililitros de nata
  • 500 mililitros de leche entera
  • 4 huevos
  • Cómo preparar un helado casero de té verde:

    1. Calentar la leche en una olla hasta que rompa en hervor.
    2. Incorporar el té verde en polvo y revolver bien durante unos cinco minutos.
    3. Mezclar bien las yemas de los cuatro huevos con el azúcar en una olla especial para baño de María.
    4. Añadir la mezcla del té y la leche con las yemas hasta obtener una mezcla homogénea.
    5. Cocer la mezcla a baño de María sin parar de remover hasta que agarre espesor. Reservar y dejar enfriar un poco.
    6. Montar la nata en un recipiente con ayuda de unas varillas en un recipiente.
    7. Añadir la mezcla del té a la nata de forma progresiva sin dejar de batir.
    8. Introducir la mezcla en el refrigerador durante dos horas.
    9. Sacar la mezcla del congelador, batir y volver a congelar otras dos horas. Repetir este procedimiento dos veces más.Helado de té

    Lo más importante a la hora de hacer helados cremosos está en batir bien cada mezcla. Aquellos que pongan atención en la consistencia de la mezcla inicial, tendrán buenos resultados.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias