Recetas de verduras

Guarnición de alcachofas para carne o pescado

Chips alcachofas
Guarnición de alcachofas
Comentar

Si estás buscando una buena guarnición de alcachofas para carne o pescado, esta receta te va a encantar. Anota los pasos y no dejes de probarla.

Alcachofas rellenas

Boniatos y alcachofas asadas

Nidos de patatas y alcachofas

Una guarnición de alcachofas para carne o pescado es una sabia decisión. Las alcachofas son hortalizas extraordinarias, por su sabor y sus nutrientes. Son tan buenas que gustan hasta a los niños, y no deberían faltar en una dieta balanceada. La alcachofera, que así se llama la planta, produce en lo alto de su tallo y sus ramas la alcachofa, que es la flor no madura. Lo que se consume es la inflorescencia –con forma de rosetón–. Las hojas externas son duras, y las internas son más tiernas y ricas: es el corazón de la alcachofa.

Abunda en las zonas mediterráneas y templadas, y no le gusta mucho la humedad ni el frío extremo. Para escoger buenas alcachofas, hay que fijarse en su color: debe ser verde brillante, con las hojas o brácteas bien unidas al tallo. No deben mostrar manchas marrones o pardas. Hay una larga tradición de consumir esta hortaliza. Además, hay que observar que las láminas de la alcachofa estén bien pegadas, es decir, que ofrezca la pieza en general un aspecto bien compacto, al tacto. Ya griegos y romanos la conservaban en vinagre (encurtida), para comerlas a lo largo del año. A nuestro país las trajeron los árabes. Son perfectas para servirlas solas o como acompañante de otros platos, como carne o pescado.

Ingredientes:

  • 3 alcachofas grandes
  • Perejil fresco al gusto
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cómo preparar una guarnición de alcachofas para carne o pescado:

    1. Preparar un cuenco grande con agua a la mitad.
    2. Picar perejil y echarlo al agua (el perejil también es antioxidante, como el limón, pero no aporta sabor y no anula el de la alcachofa).Alcachofas
    3. Cortar la punta de las alcachofas y retirar las hojas más duras, hasta que aparezcan las más amarillentas.
    4. Con un cuchillo pelar el tallo e irlo torneando (no hay que desecharlo porque también se come y es muy rico).
    5. Cortar la parte superior de las hojas de un solo corte (un tercio o la mitad).
    6. Meter las alcachofas en el cuenco con perejil para que no se pongan negras.
    7. Poner a calentar una sartén con aceite de oliva, y cuando esté caliente, escurrir las alcachofas y cortarlas en láminas muy delgadas.
    8. Según se vayan cortando irlas friendo, y sacarlas de inmediato cuando empiecen a tostarse.
    9. Reservar en papel absorbente para retirar el exceso de aceite.
    10. Espolvorear con sal y pimienta y perejil fresco.

    Esta guarnición de alcachofas para carne o pescado está buenísima pues las alcachofas quedan muy crujientes, y el sabor es inolvidable. Incluso, si no las pones como guarnición, quedan estupendas como aperitivo o como parte de un picoteo. Son muy fáciles de preparar y el resultado será de restaurante.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias