Recetas de carne

Receta de Solomillo de cerdo con miel y mostaza

Solomillo de cerdo con miel y mostaza
Receta de Solomillo de cerdo con miel y mostaza
Comentar

El solomillo de cerdo con miel y mostaza es un tipo de carne que se prepara de forma fácil y rápida. Toma nota de esta combinación de sabores increíble que podrás degustar acompañada de unas patatas gajo o un puré.

El solomillo de cerdo con miel y mostaza es una de esas recetas que destaca por tratarse de una combinación de sabores destacada. El solomillo siempre será un acierto, una cena o comida un poco más especial a base de carne, puede ganar cierto protagonismo con los complementos adecuados. La carne blanca necesitará ese punto de dulzor para poder destacar aún más y convertirse en el eje central de un plato repleto de sabor. Combinaremos el cerdo con un poco de miel y mostaza, una salsa clásica que conseguirá resaltar cada uno de los matices de esta receta. Podemos acompañar el plato de unas patatas gajo que puedan completar esta exquisita comida. Toma nota de cómo preparar un solomillo de cerdo con miel y mostaza espectacular.

Ingredientes:

  • Solomillo de cerdo
  • ½ decilitro de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de mostaza
  • 3 cucharadas de miel
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Cómo preparar solomillo de cerdo con miel y mostaza

  1. Vamos a preparar la carne del solomillo. La limpiaremos, quitaremos algunas pielecillas y el exceso de grasa que pueda tener este tipo de carne. Salpimentaremos la carne y la engrasaremos cubriéndola con aceite, la untamos con un pincel.
  2. El resto del aceite lo vamos a colocar en un cuenco. Preparemos una deliciosa salsa que acompañará esta carne blanca y le dará el sabor que necesitará.
  3. Añadimos al aceite la mostaza y empezaremos a batir hasta que estén todos los elementos bien mezclados.
  4. Con esta salsa de mostaza que hemos creado empezamos a preparar el solomillo. Lo disponemos en una fuente para horno. Colocamos la mezcla por encima del solomillo, nos aseguraremos de que se empapa bien, será el elemento que le dé el sabor que necesitará.
  5. Horneamos durante unos 10 minutos. Pasado este tiempo le daremos el toque dulce con la miel. Untamos de nuevo el solomillo. Colocándola por separado nos aseguraremos de que se cree un exterior crujiente y dulce para esta carne que le dará un toque de lo más especial.
  6. Volvemos a poner en el horno a 180º durante unos 5 minutos más. Dependiendo del tamaño del solomillo podrá necesitar un poco más de intensidad.
  7. Cuando vemos que ya está listo lo retiraremos del horno. Es muy importante que la carne de cerdo quede perfectamente cocinada por dentro, comerla cruda es un peligro y además resulta muy desagradable.
  8. Acompañamos el solomillo de unas patatas y de un poco más de salsa. Tendremos listo un plato con un sabor y estilo destacados. Atrévete a probarlo, siempre quedará perfecto.

Últimas noticias