Callos veganos

Callos veganos
Receta de callos veganos, una versión vegetariana de un plato tradicional
Comentar

Los callos veganos son una opción ideal para los amantes de la cocina tradicional que se decidan a no comer carne o que no puedan degustar los convencionales. Se trata de un plato que visualmente es capaz de engañar a los más escépticos, los tomates secos, se transformarán en chorizo, las partes del estómago serán setas y la parte del caldo un poco espeso la conseguiremos con un poco de harina de maíz. Si tienes ganas de sorprender en una cena vegetariana sin precedentes, toma nota de estos callos veganos, son una auténtica perdición. Prepara el pan y disponte a disfrutarlos, toma nota de esta receta.

Receta de callos veganos

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 tomates maduros
  • 1 cucharada de maizena
  • 250 gr de setas
  • 250 gr de níscalos
  • 500 ml de caldo de verduras
  • 300 gr de garbanzos cocidos
  • Sal
  • Pimienta
  • Pimentón dulce
  • Comino molido
  • Cómo preparar callos veganos

    1. Empezamos estos maravillosos callos preparando el fondo. Pelamos y picamos la cebolla y el ajo. Pelaremos y cortaremos los tomates que nos ayudarán a crear un sofrito maravilloso.
    2. En una olla de barro tradicional o una cazuela de las de toda la vida, vamos a cocinar este plato tradicional adaptado a los gustos veganos del siglo XXI. Ponemos un buen chorro de aceite de oliva y empezamos a pochar la cebolla y el ajo.
    3. Cuando empiecen a estar tiernos, añadiremos el tomate. Dejaremos que se cree una maravillosa salsa en unos 20 minutos a fuego lento. Estará listo cuando se haya absorbido todo el líquido del tomate.
    4. Para crear la ilusión de esa salsa que recubre los callos, incorporamos dos cucharadas de maizena. Tostamos esta harina de maíz como si estuviéramos preparando un fondo de una bechamel con el resto de los ingredientes.
    5. Picamos las setas y los níscalos en trozos de más o menos el mismo tamaño, serán las tripas, tienen una forma y textura similar. Los incorporamos directamente al guiso, nos aportaran un poco de hidratación y ese sabor tan característico.
    6. Salpimentamos al gusto, añadimos las especias, la pimienta y el comino al gusto. Dejaremos que se salteen todos los ingredientes, antes de añadir el caldo de verduras.
    7. Ponemos los garbanzos y dejamos que todo hierva unos minutos. Cuando esté la salsa espesa y los ingredientes cocinados, podemos retirar la cazuela del fuego.
    8. Estarán listos para servirse con un poco de pan para disfrutar de la salsa. Si te animas a probarlos nada tienen que envidiar a los convencionales, quedan buenísimos.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias