Salsa ricotta

Receta de boniato asado con ensalada de tomate y queso
Comentar

La salsa ricotta tiene como base uno de los quesos más especiales que existe. La ricotta es un producto lácteo similar al requesón que se prepara directamente con el cuajo sin necesidad de que repose tanto tiempo como el queso. Se obtiene de esta manera una textura muy ligera y una suavidad en sabor que es perfecta para todo tipo de salsas y rellenos. Las posibilidades que ofrece la ricotta a la hora de preparar una salsa son casi infinitas. Para darle un poco más de intensidad y convertirla en una aliada de una gran variedad de platos, toma nota de estos pasos para obtener una salsa ricotta que siempre queda bien.

Receta de salsa ricotta

Ingredientes:

  • 200 gr de ricotta
  • 50 gr de queso parmesano rallado
  • 1 cucharada de orégano
  • 3 cucharadas de nueces picadas
  • Sal
  • Pimienta
  • Cómo preparar salsa ricotta

    1. La ricotta es un tipo de complemento que puede mezclarse con una gran variedad de ingredientes. Para crear una salsa más o menos líquida y darle más sabor lo ideal es mezclarla con otro queso más intenso. Antes de empezar a trabajarla, la ponemos en un bol y con la ayuda de un tenedor la vamos batiendo.
    2. A continuación, le añadiremos el queso parmesano. Su sabor intenso y esa aportación de sal la hará perfecto para servir con carnes, patatas o pastas, ganarán intensidad. Los expertos en queso recomiendan rallarlo al momento para que no pierda nada de su sabor. Lo vamos rallando directamente en el bol de la ricotta.
    3. Batimos los dos ingredientes hasta tener una masa compacta con una cierta textura. Si queremos una salsa más ligera, podemos incorporar un poco de nata o leche, quedará menos intensa y podrá mezclarse igualmente con el resto de los ingredientes. Dependiendo de su uso optaremos por una opción u otra.
    4. Entre las especias que mejor combinan con el relleno está el orégano. Le ponemos 1 cucharada para que aromatice esta mezcla con sus matices intensos.
    5. Seguimos con las nueces. Los frutos secos y este tipo de queso combinan a la perfección. Podríamos hacer un postre con la ricotta mezclada con las nueces y un poco de miel, sencillo pero delicioso. Para esta receta le pondremos las nueces muy picadas. La textura de salsa es la que nos interesa conseguir. Mezclamos hasta que queden las nueces perfectamente mezcladas.
    6. Por último, rectificaremos de sal y pimienta hasta que tenga la intensidad deseada. Tendremos lista una salsa ricotta que por si sola estará deliciosa, sobre una simple tostada gratinada al horno o en una carne a la parrilla.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias