Recetas de salsas

Receta de Salsa a la pimienta casera

Salsa a la pimienta, receta casera
Ver Galería
Salsa a la pimienta, receta casera
Comentar

Esta salsa de pimienta casera es una auténtica maravilla, ideal para todo tipo de salsa. Toma nota de cómo prepararla siguiendo esta receta fácil.

La salsa de pimienta negra es perfecta para acompañar cualquier tipo de carne. En este caso, un buen solomillo de ternera asado o a la plancha puede convertirse en algo realmente maravilloso con esta receta como base. Los ingredientes de esta salsa son muy sencillos de encontrar, seguramente los podemos tener en la despensa ahora mismo. La mezcla de una pimienta negra en grano y el chorrito de brandy será determinante para darle la gracia a esta salsa. Solo deberemos rebajarla un poco con la crema de leche para que pueda disponer de todo su sabor de forma menos intensa. Toma nota de cómo se prepara la mejor salsa de pimienta que hayas probado nunca.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharadita de café de pimienta negra en grano
  • ½ cucharadita de café de pimienta negra molida
  • 1 chorrito de coñac o brandy
  • 200 gr de leche evaporada o nata
  • ½ vasito de caldo de carne concentrado
  • 1 pizca de sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Cómo preparar una salsa de pimienta

    1. Vamos a empezar esta salsa preparando la sartén, le ponemos una cucharada de aceite de oliva o de mantequilla que será la base de la salsa. Con este ingrediente conseguiremos darle un poco más de consistencia a la salsa.
    2. Le añadiremos los granos de pimienta para que se empiecen a tostar. No necesitarán mucho tiempo, empezaremos a notar ese aroma característico tan especial.
    3. Ponemos el brandy en ese momento para que empiece a aportarle ese sabor destacado. Vamos a dejar que se evapore el alcohol para que no le dé demasiada intensidad al plato, queremos que nos deje su esencia.
    4. Cuando el alcohol se ha evaporado podemos ponerle el caldo. En este caso hay dos opciones, directamente añadir un caldo preparado o disolver una pastilla de caldo concentrado. Lo ideal es que tenga ese sabor a carne que se mezcle perfectamente con el sabor de la pimienta, además de darle un cierto toque tostado.
    5. El caldo le dará sabor, esperaremos que se reduzca un poco antes de seguir con otro ingrediente fundamental, la nata o la leche evaporada. La nata tendrá más calorías, aunque nos quedará una salsa de lo más consistente.
    6. La leche evaporada es más ligera, puede ser ideal si estamos cuidándonos un poco más. Cuando la tenemos incorporada, removemos hasta que empiece a espesar un poco.
    7. Solo nos quedará rectificar de sal y pimienta. Tendremos lista una salsa lista para actuar, atrévete a mojar pan en ella, estará deliciosa.

    Lo último en Recetas