Recetas de pollo

Receta de Pechugas Villeroy

Pechugas Villeroy
Receta de Pechugas Villeroy
Comentar

Para hacer pechugas Villeroy, la receta de la salsa Villeroy se remonta al siglo XVIII. Apunta estos pasos, es una forma diferente de comer pollo.

Las pechugas Villeroy vienen a rescatar un plato tradicional y muchas veces olvidado. Se trata de una carne envuelta en salsa, rebozada y frita. Una manera diferente de preparar y saborear la pechuga de pollo. Si bien la propuesta son unas pechugas a la Villeroy, que resultan deliciosas, esta forma de elaboración puede utilizarse con otras carnes. Su origen se remonta a la gastronomía francesa y el nombre, al Duque de Villeroy, en épocas de Luis XV.

Con el paso de los años, la salsa protagonista de la receta se ha simplificado y ha pasado a ser casi una bechamel, con ciertas variantes. En este sentido, lo mejor es hacerla con caldo de ave para no perder del todo los toques originales. Se recomienda que la salsa se enfríe antes de empanar y freír. Es importante para facilitar el proceso y lograr un mejor resultado.

Ingredientes:

  • 4 filetes de pechuga de pollo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 50 gr de harina
  • ½ cebolleta
  • 350 ml de caldo de pollo (opcionalmente leche si se prefiere hacer la bechamel tradicional)
  • 1 huevo
  • 150 gr de pan rallado
  • Sal y pimienta al gusto

Cómo preparar pechugas Villeroy:

  1. En una sartén con un chorrito de aceite, saltear las pechugas de pollo previamente salpimentadas durante 3-5 minutos de cada lado dependiendo del grosor. Cuidar que queden hechas pero jugosas.
  2. Mientras, preparar la salsa. Para ello, cortar la cebolleta y dorarla en la sartén. Añadir poco a poco la harina sin que se pegue y añadir el caldo de ave o la leche a temperatura ambiente.
  3. Remover con unas varillas hasta que los ingredientes se integren completamente. Cocer a fuego bajo hasta que la salsa coja consistencia y agregar una pizca de sal y pimienta. Apagar el fuego y reservar.
  4. Luego, colocar las pechugas en una fuente y untarlas con un poco de aceite. Cubrirlas con una capa generosa de salsa y llevar a la nevera durante una hora.
  5. Transcurrido el tiempo, pasar cada filete por harina, luego por huevo batido y finalmente por pan rallado.
  6. Por último, freír las pechugas en una sartén con abundante aceite caliente. Darlas vueltas hasta que estén doradas por todos sus lados.
  7. Colocarlas sobre un papel absorbente para quitarle el exceso de aceite y servir calientes.Pechugas Villeroy

¿Te gustaría probar estas pechugas Villeroy? Te resultará una opción práctica y sabrosa, crujiente por fuera y jugosa por dentro. Es sin duda una versión diferente que gustará a todos en casa.

Últimas noticias