Recetas de carne

Receta de Higaditos de pollo en salsa de vino blanco

Higaditos de pollo en salsa de vino blanco
Receta de Higaditos de pollo en salsa de vino blanco
Comentar

Los higaditos de pollo en salsa de vino blanco son una receta tradicional en la que apetece mojar pan. Toma nota de estos pasos y prepárate para disfrutar.

Los higaditos de pollo en salsa de vino blanco es un plato tradicional que merece la pena recuperar de nuestro recetario. Se trata de un plato de carne que aprovecha una parte poco utilizada del pollo, los higaditos. Este ingrediente era muy aclamado en etapas de crecimiento, en busca de dar los mejor a hijos y nietos se creía que contenía una buena cantidad de hierro. La realidad es que esa textura y sabor es conocido por toda una generación, rememorar esa época en que las preocupaciones formaban parte de otra dimensión, mientras disfrutamos de un sabor impresionante. Toma nota de estos higaditos de pollo en salsa de vino, se cocinan rápidamente y están buenísimos.

Ingredientes:

  • 1 kg higaditos de pollo
  • 1 cebolla
  • 4 dientes ajo
  • 1 puñado piñones
  • 1 vaso vino blanco o jerez
  • 1 chorrito aceite de oliva
  • Sal
  • Perejil
  • 1 cucharadita de harina

Cómo preparar unos higaditos de pollo en salsa de vino blanco

  1. Cocinar unos buenos higaditos de pollo depende en gran medida de una buena materia prima. Vamos a utilizar en este caso unos higadillos de pollo frescos que limpiaremos a la perfección. Esas partes más duras o nervios los vamos a quitar.
  2. Para darle mucho sabor a estos hígados vamos a pelar y picar muy finos los ajos. Nos interesa que se mezclen a la perfección con el resto de los ingredientes y formen parte de una salsa con mucho sabor.
  3. Ponemos un chorrito de aceite en la sartén y empezaremos dorando los dientes de ajo. Para acompañar este ingrediente pelamos y troceamos la cebolla. Mezclaremos esta base de verduras y dejaremos que se vayan pochando poco a poco.
  4. Cuando veamos que ya está transparente la cebolla y le falta poco para estar cocinada del todo, le ponemos los higaditos. Saltearemos un poco este ingrediente principal para que vaya cogiendo color y textura.
  5. Le daremos el toque crujiente que necesitará con un puñado de piñones. Es un truco tradicional que nunca falla y siempre sorprende.
  6. Rectificamos de sal y pimienta. Añadimos la cucharada de harina. Este ingrediente será el encargado en espesar la salsa, para que quede bien, la cocinamos dos minutos antes de la llegada de los líquidos.
  7. Ponemos el vino, dejaremos que se evapore el alcohol y se vaya generando una deliciosa salsa. Cuando tenemos todo bien ligado podemos retirarlos del fuego.
  8. Dejamos que reposen unos minutos y servimos sin olvidarnos de una buena barra de pan, merece la pena disfrutar de esta salsa.

Últimas noticias