Recetas de ensaladas

Receta de carpaccio de tomate, queso parmesano y pesto

Carpaccio de tomate, queso parmesano y pesto
Receta de carpaccio de tomate, queso parmesano y pesto
Comentar

El tomate aparece en la mayoría de nuestros platos. Hoy te enseñamos una receta fácil y muy rápida: un carpaccio de tomate queso parmesano y pesto.

El carpaccio de tomate, queso parmesano y pesto es perfecto para vegetarianos. Tiene una base de lo más natural y fresca, a modo de ensalada rápida un poco más elaborada. La gracia de esta receta estará en un fondo de tomates cortados muy finos para convertirlos en un carpaccio vegetariano destacado. Para completar cualquier carpaccio, el queso parmesano es un imprescindible que no puede faltar. El pesto se convertirá en el aliño de este plato, una combinación que tendrá todo lo necesario para triunfar y estará lista muy rápidamente. Atrévete con este carpaccio de tomate, queso parmesano y pesto, está impresionante.

Ingredientes:

  • 6 tomates
  • 1 cuña de queso parmesano
  • 2 dientes de ajo
  • 15 gr de albahaca fresca
  • 40 gr de piñones
  • 125 gr de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Cómo preparar un carpaccio de tomates, queso parmesano y pesto

    1. La clave de cualquier carpaccio es saber cortar la materia prima que será la base de este plato. Un cuchillo bien afilado será el que provoque un resultado final más acertado.
    2. Lavamos los tomates y los cortamos en lonchas. Podemos intentar hacerlas muy finas con el cuchillo o con una mandolina.
    3. Vamos disponiendo los tomates en un plato aparte, preparados para poder servirlos. Lo ideal es que estén muy fresquitos, apetece este tipo de platos para refrescarnos o empezar una comida ligera y saludable.
    4. Seguiremos con el queso parmesano. Podemos tener en nuestra cocina siempre a mano una buena cuña de este queso seco es uno de los más recurrentes de la cocina italiana. En todo tipo de platos siempre quedará bien.
    5. Cortamos el queso en trocitos muy finos, usamos un rallador para obtener un resultado más uniforme. El parmesano suele romperse con especial facilidad, es mejor cortarlo en frío.
    6. Llega el turno del pesto. Lo podemos hacer en la batidora o en un mortero convencional. Ponemos los piñones y los trituramos. Le incorporamos la albahaca fresca, el ajo y un poco más de parmesano.
    7. Colocamos el queso parmesano encima del tomate a la hora de servirlo. No es necesario poner mucha sal, el propio queso ya tiene una buena cantidad y en el pesto podemos colocarle un poco.
    8. Por encima de estos ingredientes disponemos el pesto. Deberá cubrir bien el plato sin llegar a ser muy abundante. Nos quedará preparar un buen pan de chapata para poder ir disfrutando de un carpaccio vegetal impresionante, con todo el sabor de un producto fresco y delicado.

    Lo último en Recetas