Recetas de carne

Receta de estofado de albóndigas con morcilla

Receta de estofado de albóndigas con morcilla
Estofado de albóndigas con morcilla
Comentar

Este estofado de albóndigas con morcilla es uno de esos platos contundentes que merece la pena que probemos.

Este estofado de albóndigas con morcilla es uno de esos platos contundentes que merece la pena que probemos. En esos días de frío en los que apetece una receta completa que nos reconforte el alma y nos permita disfrutar de unos sabores tradicionales. Las albóndigas caseras son otra historia que podemos tener siempre lista en el congelador, escogemos la carne que debe ser triturada al momento, la aderezamos siguiendo nuestros gustos. Para acompañar las albóndigas y darles un poco más de sabor, la morcilla será un ingrediente infalible. Atrévete con un estofado de los que hacen historia.

Ingredientes:

  • 200 gr de morcilla
  • 1 huevo
  • 200 gr de carne picada
  • 2 rebanadas de pan
  • Leche
  • Harina
  • Aceite
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 750 ml de caldo
  • 250 gr de guisantes
  • 4 avellanas
  • 4 almendras
  • 1 diente de ajo
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • Cómo preparar un estofado de albóndigas con morcilla

    1. Preparamos todos los ingredientes necesarios, vamos a hacer unas albóndigas con un toque a morcilla que harán las delicias de los amantes de la carne. Introducir una morcilla tradicional a la carne picada les dará color y sabor de un modo extraordinario.Receta de estofado de albóndigas con morcilla
    2. Empezaremos con la cebolla, la pelamos y picamos muy finita. Vamos a ponerla a pochar con un poco de aceite de oliva. De esta manera conseguiremos crear el fondo de un estofado repleto de sabor.
    3. A la cebolla le incorporamos el ajo pelado y cortado. Guardaremos un diente de ajo para la picada, los demás los ponemos con la cebolla.
    4. Mojamos el pan con la leche. Ponemos en un bol la carne picada, añadimos la morcilla sin piel. Amasamos hasta tener todos los ingredientes mezclados, incorporamos la miga de pan, el huevo y si nos gustan los sabores marcados ponemos una cucharada de jengibre.
    5. Con la morcilla nos aseguramos de que ya tiene el condimento necesario la albóndiga. Simplemente haremos las bolitas con las manos, las freímos y reservamos.Receta de estofado de albóndigas con morcilla
    6. En la sartén con la cebolla y el ajo añadimos el vino y un poco de caldo. Dejamos que se mezclen todos los sabores antes de la llegada de las albóndigas. Para darle un punto de color incorporamos los guisantes y si queremos darle más contundencia pondremos un par de patatas peladas y cortadas a taquitos.
    7. Esperamos a que se cocinen todos los ingredientes a juego lento. El caldo le dará el sabor y la suavidad que necesita el plato. Solo nos quedará servirlo en caliente y disfrutar de este plato de cuchara impresionante.

    Lo último en Recetas

    Últimas noticias