Recetas de postres

Helado de oreo casero: un auténtico polo que te devolverá a la infancia

Helado de oreo casero: un auténtico polo que te devolverá a la infancia
helado de oreo
Comentar

El helado de oreo te permitirá volver a la infancia, al preciso momento en el que probaste esta galleta mítica por primera vez. En los tiempos en los que la fruta o los bocadillos de paté o jamón serrano eran los protagonistas de las meriendas escolares, rara vez se veía una galleta en el patio del colegio. Hoy en día serían impensables alguna de las meriendas de la época anterior a las Tablets y la tecnología. Vamos a recordar esos tiempos, esas primeras veces de la mano de un helado que se convertirá en el rey del verano, atrévete con un helado de oreo casero de lujo.

Ingredientes:

  • 250 g de galletas Oreo trituradas
  • 400 g de leche condensada
  • 200 g de nata para montar
  • 125 ml de leche
  • Una pizca de sal
  • Cómo preparar un helado de oreo casero

    1. Este delicioso helado de oreo casero se convertirá en el eje central de una comida, cena o merienda de excepción.
    2. Lo mejor de los helados caseros es que podemos darles el sabor, la textura y la forma que más nos guste.
    3. La versión bola de helada o tarrina puede estar increíble, pero también si tenemos un molde y queremos colocar este helado con forma de polo quedará de fábula.
    4. No es precisamente un postre ligero, con lo que se recomienda que se coma con moderación, de vez en cuando.
    5. Las galletas oreo son las protagonistas de este dulce que empezaremos a preparar colocándolas en el vaso de la batidora.
    6. Trituramos las galletas hasta conseguir una pasta que será la que le dé el sabor característico a un helado que gustará a toda la familia.
    7. Calentamos la leche y la leche condensada para que se conviertan en la base de una crema de oreo muy intensa.
    8. Podemos ponerle la pizca de sal para potenciar más el sabor de la galleta o disfrutar de esta delicia con nombre propio.
    9. Mezclamos la leche con las galletas hasta conseguir una salsa fina que reservaremos hasta crear un postre impresionante.
    10. Batimos la nata hasta que esté bien firme, debe estar lo más fría posible para conseguirlo. Cuando esté lista vamos incorporamos poco a poco la crema de oreo.
    11. Vertemos el helado en el molde o los moldes y dejamos que se congele. Serviremos a nuestro gusto con unas galletas y un poco de nata.
    12. Atrévete con el helado más fácil de preparar y delicioso que existe. Te parecerá un helado de los que compras, pero será 100% casero.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias