Recetas de cuchara

Receta de Crema de calabacín y almendras

Crema de calabacín y almendras
Receta de Crema de calabacín y almendras
Comentar

La crema de calabacín y almendras es una receta sencilla que siempre quedará bien. Este plato de cuchara se prepara en un abrir y cerrar de ojos y estará destinado a triunfar.

La crema de calabacín y almendras es una auténtica maravilla en todos los sentidos. Se trata de un tipo de plato de cuchara que podemos preparar en un tiempo récord. Con unos ingredientes principales sencillos y naturales no hará falta que nos compliquemos la vida con elaboraciones demasiado complejas. Los calabacines no necesitarán mucho más para estar estupendos. Este tipo de verdura es muy suave y se suele cocinar muy fácilmente, con piel o sin ella, dependiendo de nuestros gustos, serán la base principal de un plato muy especial. Con un poco de almendra molida y leche le daremos la cremosidad y un punto crujiente que despertará todos nuestros sentidos. Atrévete a probar esta crema, queda realmente bien.

Ingredientes:

  • 4 calabacines medianos
  • 2 cucharadas de almendra molida
  • 1 vaso de leche (o bebida de avena o arroz)
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Cómo preparar una crema de calabacín y almendras

    1. Vamos a empezar esta crema de calabacín y almendras cocinando el ingrediente principal. Lavamos los calabacines, para este tipo de plato los podemos poner con piel o sin ella. Hay personas a las que el color verde y la textura de este elemento les encanta y otras, que no la pueden soportar.
    2. Cortamos los calabacines en trocitos muy pequeños. Para ahorrar tiempo, podemos rallarlos directamente, nos quedarán con un tamaño similar y se cocinarán más rápidamente.
    3. Añadimos un poco de aceite y empezamos a rehogar los calabacines. En unos 10 minutos o menos estarán ya tiernos.
    4. En ese momento le ponemos la leche. Para esta receta podemos usar cualquier leche. Si queremos prescindir de la lactosa, las mejores opciones son una bebida de avena o de arroz. Pueden resultar extremadamente dulces para algunas personas, pero con la cantidad apropiada de sal quedarán increíbles.
    5. Tapamos y dejaremos que se cree la magia y empiece a espesar esta crema. Unos cinco minutos será suficiente. En este momento rectificaremos de sal y pimienta al gusto.
    6. Retiramos del fuego y colocamos directamente en el vaso de la batidora. Vamos a triturar todos estos ingredientes hasta conseguir que se cree un puré de una textura suave. Podemos añadirle un poco más de leche si nos gusta más suelto.
    7. Con la base lista le daremos un toque crujiente con unas almendras molidas. Si nos gusta podemos añadirle avellanas o nueces para darle un sabor más intenso. Serviremos en caliente o en frío, esta crema de calabacín y almendras estará perfecta en cualquier ocasión.

    Últimas noticias