Recetas de cuchara

Sopa de ajo con costra

Sopa de ajo con costra
Receta de Sopa de ajo con costra fácil de preparar
Comentar

La sopa de ajo con costra es un plato de cuchara muy fácil de cocinar. Esta sopa tradicional de Castilla y León se preparaba en sus orígenes en las casas más humildes, hoy en día, es un auténtico manjar que guarda en su interior los secretos de una historia gastronómica repleta de sabor. Con unos sencillos ingredientes y un poco de paciencia vamos a crear un plato que hará las delicias de los amantes de las recetas con alma. Busca en la despensa un poco de panceta y jamón para darle cuerpo a unas rebanadas de pan con ajo, despierta todos tus sentidos con una sopa impresionante.

Ingredientes:

  • 1 l de caldo
  • ½ barra de pan del día anterior
  • 75 gr de jamón
  • 75 gr de chorizo
  • 150 gr de panceta
  • 4 dientes de ajo
  • 4 huevos
  • 1 cucharada de pimentón dulce

Cómo preparar sopa de ajo con costra:

  1. Empezamos esta receta cocinando los ajos, los pelamos y cortamos en finas láminas. Este ingrediente será el que nos dé el sabor más característico de esta sopa. Ponemos un poco de aceite en la cazuela y vamos a dorarlos un poco.
  2. Cuando estén los ajos rehogados incorporamos el chorizo y el pimentón. Las abuelas lo troceaban o pinchaban con un tenedor para que soltará sus jugos, es una buena técnica para quedarnos con un poco más de grasa en la sartén.
  3. Añadimos la cucharada de pimentón dulce o picante, el que más nos guste. En ese momento ponemos el pan troceado. Dejaremos que se fría en ese maravilloso aceite cargado de sabor y de color, el pan seguirá cocinándose más adelante, pero ahora tendrá que coger una cierta consistencia.
  4. Cuando tenemos todo en la cazuela ponemos el caldo y dejamos que hierva durante unos 15 minutos. Llegando al final del proceso de esta sopa le añadimos el jamón y la panceta, nos interesa que aporten su toque salado, pero sin que queden muy cocinados.
  5. Ponemos la sopa en raciones individuales, lo ideal son unas cazuelitas de barro. Batimos el huevo y lo ponemos por encima de cada una. Para darle el toque crujiente añadiremos un poco de pan rallado.
  6. Gratinaremos esta sopa unos minutos a 180º, el punto de cocción ideal será cuando se haya formado una costra encima. Tendremos listo un plato contundente y tradicional, con una costra a base de huevo y pan rallado que lo hace distinto. Solo nos quedará preparar la cuchara y un poco de pan para poder disfrutar de esta receta repleta de sabor.

Últimas noticias