Recetas veganas

Recetas de galletas veganas

galletas veganas
Recetas de galletas veganas
Comentar

¿Eres vegano? ¿Te gusta cocinar? ¿Te gusta el dulce? No os perdáis estas 5 recetas en las que os contamos cómo hacer galletas veganas.

Pese a la ya, cada vez más escasa, creencia de que ser vegano es una especie de rareza, capricho o excentricidad consistente en no consumir alimentos de origen animal, aún, a día de hoy, esta filosofía de vida o decisión de cada uno, se ve en cierto modo cuestionada o incomprendida por, insistimos, algunas opiniones aisladas.

Y es que esta “alternativa ética al consumo y a la dependencia de productos derivados de los animales” (definición que dan numerosas asociaciones), ha vivido diversas etapas que han ido marcando su evolución; comenzó siendo algo desconocido, pasó a ser calificada como una “corriente de moda” que recibió numerosas críticas (debido en gran parte a la desinformación), para terminar normalizándose y transformándose en una opción de lo más aceptada.

Por eso, hoy os proponemos conocer un poquito más en qué consiste ser vegano, y para ello, hemos elegido la mejor de las formas, ¡Probando! Y no cualquier cosa, no, sino uno de los dulces que ha sido, es y será la mayor de las tentaciones: las galletas. No os perdáis estas 5 recetas en las que os contamos cómo hacer galletas veganas.

Galletas veganas simples

Esta receta es la base de todas las posteriores elaboraciones y variaciones que queráis realizar. La verdad es que este tipo de galleta básica, pese a su sencillez, está deliciosa tal cual, y ya ni os contamos si ponéis por encima una cucharadita de mermelada casera de melocotón como esta.

Ingredientes (20 galletas)

  • 50 g de harina de trigo propia para repostería
  • 25 g e azúcar blanco
  • 20 g de margarina vegetal
  • 1 pellizquito de sal
  • 6 g de almidón de maíz
  • 15 ml de leche vegetal
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado
  • 1,5 g de levadura
  • Cómo hacer galletas veganas simples

    1. Para preparar esta receta, comenzaremos poniendo el horno a precalentar a una temperatura de 180 grados.
    2. En un bol batiremos la margarina junto con el azúcar hasta obtener una textura cremosa y de color blanquecino. Recomendación: A la hora de adquirir una margarina aseguraos bien que ésta es 100% vegetal, ya que algunas pueden contener grasas de origen animal, vitamina D3 (de procedencia también animal), gelatina y otros aditivos no aptos.
    3. En otro recipiente, unimos el almidón de maíz, el azúcar avainillado y la sal. Le damos una vuelta para que todo quede integrado y lo agregamos a la anterior mezcla. Batimos.
    4. Por otro lado, en un cuenco añadimos la harina y la levadura y tamizamos un par de veces.
    5. Lo incorporamos a la crema que ya tenemos batida, agregamos la leche vegetal y removemos hasta que todo quede bien mezclado. Consejo: Podéis escoger cualquier tipo de leche vegetal (procedente, como su propio nombre indica, de una fuente vegetal y que esté elaborada con cereales, frutos secos o semillas), de hecho, en el mercado encontrareis numerosas variedades (de avena, de almendras, de avellanas, de coco, de arroz, etc.) o, si lo preferís, podréis prepararla en casa de forma muy sencilla.
    6. Una vez tengamos la masa lista, la colocaremos sobre una superficie ligeramente enharinada y la extenderemos con ayuda de un rodillo hasta lograr que ésta tenga un grosor de entre 3-4 mm.
    7. Forramos una bandeja con papel sulfurizado.
    8. Cortaremos las galletas usando un cortapastas o algún molde que disponga de una boca de tamaño medio (un vaso por ejemplo) y las iremos colocando sobre la bandeja de manera que queden en fila y algo separadas entre sí.
    9. Cuando tengamos todas, las metemos al horno durante unos 12 minutos (manteniendo la temperatura de 180 grados). Como siempre os indicamos, el tiempo variará en función del tipo de horno que tengáis en casa, no obstante, cuando veáis que las galletas comienzan a tostarse por los bordes retiradlas para que no terminen quemándose.
    10. Transcurrido ese tiempo, las sacamos, dejamos que se enfríen y ya tendremos estas espectaculares galletas veganas simples.

    Galletas veganas rellenas de mermelada de higos

    Ha sido hablar en nuestra anterior receta de mermeladas y no poder resistir la tentación de añadir este ingrediente de forma casi obligatoria… Si sois tan golosos como nosotros, esta variedad de galleta os encantará.

    Se trata de una receta de galletas veganas rellenas de mermelada de higos. Algo que os sorprenderá desde el primer mordisco, ya que la unión entre ambos sabores provoca un efecto impresionante.

    Tomaremos como base la anterior receta, solo que en esta ocasión, aumentaremos un poquito más las cantidades debido a que usaremos dos tapas en cada galleta. Y, además, podéis escoger el tipo de mermelada que más os guste, cualquiera le dará ese toque único a vuestras galletas.

    Ingredientes (24 galletas)

    • 100 g de harina de trigo propia para repostería
    • 60 g de margarina 100% vegetal cortada en dados
    • 30 g de azúcar blanco
    • 15 g de almidón de maíz
    • 1 pellizquito de sal
    • 30 ml de leche vegetal de almendras
    • 1 ½ cucharadita de café de azúcar avainillado
    • 1 g de levadura en polvo
    • Ralladura de cáscara de limón

    Cómo hacer galletas veganas rellenas de mermelada de higos

    1. Precalentamos el horno a 180 grados.
    2. Empezaremos tamizando la harina un par de veces y poniéndola en un bol junto a la levadura, el almidón de maíz, la ralladura de limón y la puntita de sal.
    3. Agregamos la margarina y removemos bien. Notareis que la margarina se romperá en pedacitos enseguida y quedarán como pequeños pegotes de textura algo terrosa, no os preocupéis, esa será la consistencia que necesitamos.
    4. Cuando hayamos logrado ese punto, iremos incorporando la leche de almendras (o bebida de almendras) de manera progresiva y sin parar de remover hasta que la masa se torne uniforme y homogénea.
    5. Una vez la tengamos lista, le damos forma de bola, la envolvemos en papel film o transparente y la metemos en la nevera unos minutos (bastará con unos 10 o 15).
    6. Mientras, iremos forrando la bandeja que vayamos a usar con un poquito de papel sulfurizado.
    7. Pasado este tiempo, pondremos la pasta sobre una superficie ligeramente enharinada y, con ayuda de un rodillo, extenderemos hasta que la masa tenga un grosor de unos 3 mm.
    8. Cortamos nuestras galletas con un cortapastas o cualquier otro utensilio válido (un vaso, un molde redondo para emplatar, etc.) y las colocamos sobre la bandeja dejando algo de espacio entre unas y otras.
    9. Cuando las tengamos todas dispuestas en fila, iremos haciendo el agujerito pequeño que forma parte de la tapa superior de este dulce y cuya misión, no es otra que la de deleitarnos con un sabroso relleno que hace, aún más apetecible, este postre.
    10. Si nos salen 24 galletas, haremos ese agujerito a 12 tapas y las otras 12 (que serán la base) las dejaremos tal cual. Consejo: Procurad hacer un número par para que casen a la perfección ambas partes y no os sobre ninguna.
    11. Metemos al horno durante unos 12 minutos (antes si vemos que comienzan a tostarse) y una vez listas las sacamos y dejamos que se enfríen.
    12. Solo faltará extender con una cuchara una pequeña cantidad de esta excepcional mermelada casera de higos, cuya receta podréis encontrar aquí  y cubrir, sin aplastar demasiado, con la tapa superior. Consejo: No echéis demasiada mermelada para que una vez pongáis la tapa de arriba, ésta no se salga por los lados o por la parte central.

    Galletas de avena, pasas y arándanos

    Que la fruta y la repostería van, prácticamente, de la mano es indiscutible. Y es que, la primera, nos ha dado a lo largo de la historia numerosas elaboraciones dignas de mención.

    No vamos a enumeraros cuales son estas porque no acabaríamos nunca, ¿pero qué os parece si aprovechamos esta dulce condición y sabroso privilegio para llevar a cabo una deliciosa receta de galletas veganas de avena, pasas y arándanos?

    Ingredientes (20-30 galletas)

    • 200 g de harina de trigo para repostería
    • 50 g de harina de avena
    • 100 g de azúcar blanco
    • 120 g de margarina 100% vegetal
    • 110 ml de leche de avena
    • 2 cucharadita de azúcar avainillado
    • 90 g de copos de avena
    • 1 cucharadita de café de levadura en polvo
    • ½ taza de arándanos secos
    • ½ taza de pasas

    Cómo hacer galletas veganas de avena, pasas y arándanos

    1. Comenzaremos juntando los dos tipos de harina, el azúcar avainillado y la levadura en polvo. Tamizamos y reservamos.
    2. Batimos la margarina con el azúcar blanco hasta que la mezcla adquiera un ligero color blanquecino. En esta ocasión, no será necesario que batamos demasiado, bastará con obtener una textura ligeramente cremosa.
    3. Añadimos la harina (que en un principio habíamos unido a otra parte de ingredientes) y la leche de avena de manera suave y poco a poco mientras continuamos removiendo.
    4. Cuando veamos que todo está bien integrado, echamos los copos de avena, los arándanos (troceados) y las pasas. Movemos.
    5. En una bandeja forrada con papel sulfurizado (el papel vegetal) iremos poniendo pequeñas cantidades con una cuchara. No será necesario darles forma, dejadlas tal cual caigan. Eso sí, no olvidéis no ponerlas demasiado juntas, ya que al cocinarse se extenderán y se pegarán entre sí quedando todas unidas.
    6. Meteremos al horno durante unos 12 minutos. Consejo: Vigilad de vez en cuando que la parte posterior o los bordes de las galletas no comiencen a quemarse, ya que el resultado adquiriría un sabor amargo y un aspecto no demasiado adecuado.
    7. El truco para saber el punto exacto de cada tipo de galletas se basará en su previa preparación, es decir, en el tipo de masa de que estén compuestas. En aquellas en las que tengamos que extenderla y cortarla, deberemos estar pendientes de los bordes, mientras que en las galletas cuya masa no necesite manipulación ni reposo, tendremos que fijarnos en la base.
    8. Cuando estén listas, las sacamos y dejamos que se enfríen.

    Galletas de naranja, jengibre y sésamo

    Si hace poco os presentábamos una receta de galletas de limón y jengibre sin gluten, hoy os planteamos una nueva opción totalmente contraria; unas galletas veganas de naranja, jengibre y sésamo.

    Poseen un sabor indescriptible, son suaves y, pese a su algo tosco aspecto, son tan delicadas que una vez deis el primer mordisco estaréis deseando dar el siguiente.

    Son deliciosas, y la elección perfecta si tenéis alguna merienda. Estamos seguros de que más de un invitado os pedirá esta receta de galletas veganas de naranja, jengibre y sésamo.

    Ingredientes (10-12 galletas)

    • 50 g de harina de trigo para repostería
    • 25 g de margarina 100% vegetal
    • 30 g de azúcar blanco
    • 12 g de almidón de maíz
    • 15 ml de leche vegetal
    • ½ cucharadita de levadura en polvo
    • 23 ml de nata líquida vegetal
    • Ralladura de naranja
    • ½ cucharada de jengibre en polvo
    • Zumo de ½ naranja
    • Sésamo para decorar

    Cómo hacer galletas veganas de naranja, jengibre y sésamo

    1. Precalentamos el horno a 180 grados.
    2. Comenzaremos batiendo, en un bol, la margarina con el azúcar. Cuando hayamos logrado que la mezcla adquiera un tono blanquecino y su textura sea uniforme, añadiremos la ralladura de naranja (bastará con media cáscara), el almidón de maíz y la leche vegetal. Batimos con unas varillas manuales. Consejo: Antes de rallar la cáscara de naranja, lavadla bien y aseguraos de que no tiene ningún golpecito o agujero, ya que a su alrededor se habrá formado una parte ennegrecida que dará mal sabor.
    3. A continuación, incorporamos la nata y el zumo de naranja y continuamos removiendo.
    4. Agregamos la levadura a la harina y tamizamos una sola vez, añadiéndolas a todo lo anterior de manera gradual y no de golpe.
    5. Mezclamos todo bien y cuando la masa esté lista, iremos cogiendo pequeñas cantidades y dándoles forma de bola primero para, terminar, aplastándolas un poco con las palmas de las manos.
    6. Forramos una bandeja con papel vegetal y las colocamos en fila dejando algo de espacio entre unas y otras.
    7. Echamos un puñadito de sésamo por encima de cada una y metemos al horno durante unos 10-12 minutos.
    8. Pasado este tiempo, sacamos, dejamos enfriar y ya podremos servir estas sorprendentes galletas veganas de naranja, jengibre y sésamo. Sugerencia: Si preferís hacerlas con limón, bastará con sustituir la ralladura y el zumo de naranja por ralladura y zumo de limón, el resultado tendrá un suave toque ácido que resultará irresistible.

    Galletas chocolate, nueces y dátiles

    En toda variedad de dulces nunca puede, ni debe, faltar el chocolate. Sí, nos pierde y lo reconocemos abiertamente, pero es que este ingrediente convierte la mayoría de las cosas en autenticas maravillas.

    Incluso en las galletas es, quizá, aún más notable esta preferencia cuando en numerosas ocasiones siempre nos decantamos por empezar por las que lo contienen, dejando para después las demás. Empezamos con las galletas veganas de chocolate, nueces y dátiles, juzgad vosotros mismos…

    Ingredientes (20-30 galletas)

    • 200 g de harina de fuerza
    • 40 g de azúcar moreno
    • 80 g de azúcar blanco
    • 96 g de margarina 100% vegetal
    • 24 g de almidón de maíz
    • 60 ml de leche vegetal de nueces
    • 2 cucharaditas de café de azúcar avainillado
    • 3 g de levadura en polvo
    • 200 g de chocolate negro
    • 80 g de nueces
    • 4 dátiles

    Cómo hacer galletas veganas de chocolate, nueces y dátiles

    1. Precalentamos el horno a 180 grados.
    2. En un bol, ponemos el chocolate y lo dejamos que se funda al baño maría. Recomendación: Si queréis, podéis hacer este paso usando el microondas, pero para evitar el riesgo de que se nos queme, lo pondremos durante periodos de tiempo breves y con 2 segundos de diferencia entre ellos (unos 30 segundos, descanso, otros 30 segundos, etc.).
    3. Mientras se derrite, en otro cuenco pondremos el azúcar moreno, el azúcar blanco y el azúcar avainillado. Agregamos la margarina y batiremos bien hasta que obtengamos un resultado cremoso.
    4. En ese momento, incorporaremos el almidón de maíz y la leche vegetal de nueces que podréis encontrar en cualquier tienda o bien, prepararla de forma casera.
    5. Para esto último, bastará con mantener en remojo toda una noche unas cuantas nueces peladas, cambiarles el agua al día siguiente y triturarlas (con una parte de ese mismo agua limpia), pasando la pasta resultante por una estameña para que suelte todo el líquido y se quede la pulpa en dicho utensilio. Antes de triturar, podéis añadir un poquito de azúcar para que el resultado sea más dulce, y si deseáis reutilizar la pulpa, podéis secarla en el horno y machacarla, consiguiendo, de esta forma, nueces molidas que valdrán para cualquier receta o, simplemente, como aderezo en los cereales. Envasad la leche y consumirla cuanto antes, ya que su periodo de conservación no suele ser muy amplio (alrededor de unos dos días).
    6. Batimos hasta que todo quede bien integrado y añadimos las nueces y los dátiles que previamente habremos partido en trozos desiguales. Movemos para que queden repartidas.
    7. Unimos la levadura a la harina, tamizamos y vamos agregando pequeñas cantidades a la mezcla.
    8. Recuperamos el chocolate que teníamos al baño maría fundiéndose y lo incorporamos. Removemos bien y una vez esté todo integrado reservamos.
    9. Forramos una bandeja con papel sulfurizado y vamos echando pegotes de masa (sin aplastar ni dar forma). Recomendación: Es importante que dejéis espacio entre unos y otros, porque una vez empiecen a cocinarse, se extenderán y pueden quedarse pegados entre sí. Procurad echar una cantidad normal de masa y dejar separación entre las galletas, ¡el resultado será perfecto!
    10. Metemos al horno durante unos 10-12 minutos.
    11. Pasado ese tiempo, sacamos, dejamos enfriar (si resistimos) y ya tendremos listas estas increíbles galletas veganas de chocolate, nueces y dátiles.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias