Recetas de postres

Receta de Frutas confitadas

Receta de Roscón de Reyes relleno de almendra
Comentar

Las frutas confitadas son una receta que nos permitirá disfrutar durante más tiempo nuestras frutas favoritas. Para decorar postres o por si solas, estarán increíbles.

Las frutas confitadas son una maravillosa receta que nos permitirá conservarlas durante mucho más tiempo. Estas frutas se pueden comer solas o acompañadas. Coronando un yogur natural casero o dando un toque de color y de sabor en la decoración de un sencillo bizcocho pueden triunfar. Para esta receta podemos utilizar cualquier tipo de fruta, la que más nos guste, simplemente debemos tener en cuenta las proporciones de azúcar. Se utiliza la misma cantidad de azúcar que de fruta. Quedan especialmente bien las naranjas y limones de temporada, aunque los kiwis o las cerezas nos ayudarán a aportar un toque mucho más colorido a esta receta.

Ingredientes:

  • Frutas variadas como cerezas, peras, albaricoques, higos, limones o naranjas
  • Azúcar (1 kilo por cada kilo de fruta)
  • Agua
  • Cómo preparar frutas confitadas

    1. La capacidad de conservación de estas frutas dependerá en gran medida del azúcar. Es importante que lo preparemos muy bien para obtener un buen resultado.
    2. Haremos un almíbar consistente. Ponemos en un cazo profundo 30 cl de agua por cada 250 gr de azúcar. Calentaremos el cazo a la espera de que se empiece a cocinar el almíbar, el azúcar y el agua se fusionarán para dar lugar a una salsa consistente.
    3. Dejaremos que rompa a hervir y espese durante unos 3 segundos, hasta que esté en su punto, en ese momento paramos el fuego.
    4. Tendremos listas las frutas. Vamos a escoger las que más nos gusten, las vamos a pela y cortar en trocitos del mismo tamaño. Es importante quedarnos con las piezas más bonitas de esta tarea, cogerán algo de color con el almíbar, pero si las utilizamos como decoración los trozos y la apariencia deben ser lo más uniforme posible.
    5. Colocamos las frutas en un colador de metal y las sumergimos en el almíbar, con el cazo fuera del fuego. Las frutas deberán bañarse totalmente para conseguir el resultado adecuado.
    6. Dejaremos que se maceren en este almíbar unas 24 horas hasta que estén recubiertas y tengan todo el dulzor necesario.
    7. Repetimos la misma operación esta vez con 60 gr de almíbar. Volvemos a sumergir las frutas y las dejamos otras 24 horas. Repetiremos la operación durante una semana. Hasta que finalmente las escurriremos y dejaremos que se sequen. La película de almíbar que las cubrirá permitirá que se conserven a la perfección.
    8. Este tipo de receta requiere tiempo, pero es una inversión a largo plazo para tener unas frutas confitadas caseras exquisitas. Atrévete a prepararlas y a probarlas, quedarán siempre bien.

    Lo último en Recetas

    Últimas noticias