Recetas de postres

Receta de pastas turcas: sekerpare

Pastas turcas
Sekerpare
Comentar

La gastronomía turca es conocida por su variedad y la exquisitez de sus preparaciones. Aquí te dejamos los pasos de las sekerpare, unas ricas pastas.

Las pastas turcas destacan en la repostería por sus exóticos sabores, que no dejan de innovar a través de los años. La cocina de Turquía ha desarrollado un repertorio maravilloso para satisfacer a los paladares más exigentes. Entre ese sinnúmero de recetas, he halla una que consiste en unos dulces y deliciosos pastelillos llamados sekerpare. El nombre de este curioso aperitivo se traduce en una expresión similar a “un pedazo de dulce”. Es tan bien aceptado por la textura blanda y jugosa que le confieren la masa y el almíbar, aprender esta receta es un dulce viaje que vale la pena emprender. El sekerpare se originó en la época del Imperio Otomano, que estaba constituido por un estado multiétnico y multiconfesional, comandado entre 1299 y 1923 por la dinastía Osmalí. En este momento histórico se generó una de las pastas turcas más populares que existe: una especie de galleta un poco dura y quebradiza; pero que confunde a simple vista pues, a pesar de su aparente firmeza, se derrite en la boca.

Estas pastas están elaboradas de variadas formas y la preparación puede adaptarse a los ingredientes que estén a la mano. Aunque fundamentalmente constan de una masa a base de almendras a la que se le agrega un delicioso almíbar para envolverlo. Suelen consumirse con café, aunque también se puede optar por un té o cualquier otra bebida, incluso un chocolate caliente.Pastas turcas

Las pastas turcas ayudan a completar el requerimiento calórico diario del organismo y complementan la alimentación. En su composición, el sekerpare contiene ingredientes como la harina, un hidrato de carbono simple de absorción rápida. Esto quiere decir que le aporta al cuerpo energía de forma casi inmediata después de consumirse. También contiene el ingrediente mágico que le da un toque especial a las recetas de repostería: la mantequilla. Este ingrediente se compone de grasas poliinsaturada que es necesario consumir con moderación. Por otra parte, integra en su composición el alimento con proteínas de mejor calidad: los huevos. No solo ofrecen todos los aminoácidos que el cuerpo necesita, sino que también tienen un alto porcentaje de vitamina B12, en conjunto con otras vitaminas como A, D y E y están cargados de minerales como el hierro.

Ingredientes:

  • 250 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • ½ taza de sémola
  • ½ taza de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 4 tazas de harina
  • Almendras o avellanas para la parte de arriba
  • Para el jarabe:

    • 3 tazas de azúcar
    • 4 tazas de agua
    • 1 cucharada de jugo de limón

    Cómo preparar sekerpare:

    1. Tomar una cacerola para hacer el jarabe o almíbar. Poner a hervir el agua y el azúcar en durante unos 4 o 5 minutos o hasta que tome la consistencia de un almíbar suelto. Al final, agregar el jugo de limón y dejar reposar.
    2. Mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, los huevos y la sémola. Se trata de conseguir una crema bien homogénea.
    3. Agregar la harina con un tamiz lentamente e ir amasando en simultáneo. El truco del tamiz es para evitar que se formen grumos, que afectarían al resultado final.
    4. Anadir el polvo para hornear y la vainilla a la mezcla. Luego remover hasta que la masa quede suave y no se pegue (similar a la consistencia de la masa de galletas).
    5. Proceder a trabajar con las manos, tomando pedazos pequeños de mezcla (del tamaño de una nuez) y formar bolas redondas, de pequeño tamaño.
    6. Tomar una bandeja, engrasarla y colocar las bolas de masa encima.
    7. Presionar las bolas de masa levemente y decorar sobre cada una con un trozo de nuez, almendra o avellana.
    8. Con el horno caliente a una temperatura de 180 grados, introducir la bandeja con las bolas de masa decoradas y esperar unos 35 minutos hasta que se cocinen (evitando que se doren demasiado porque la idea es que tengan un color pálido).
    9. Verter el jarabe frío sobre las pastas turcas o sekerpare caliente en el justo momento que se saque del horno, usando un cucharón o cuchara grande.
    10. Dejar los sekerpare 5 horas sumergidos en el jarabe antes de servir.Pastas turcas

    Esta receta alcanza para una cantidad de 35 o 40 pastas turcas. No se recomienda guardarlas en un recipiente hermético porque pierden la textura que inicialmente tienen cuando se sacan de sumergirse en el jarabe o almíbar. De todas formas, esto no tiene que preocuparte porque estos no duran mucho en la mesa, ya que todo el mundo quiere devorárselos en un instante. Y es que son realmente adictivos.

    La consistencia debe ser dura, pero quebradiza para que se deshagan en la boca. Es un postre muy dulce que suele dejar una sensación de limpieza en el paladar debido tiene el toque cítrico del limón. Es claro que, si quieres sorprender a tus comensales con un dulce que los maraville, ¡este es tu momento! Por ello, no esperes más y empieza a cocinarlos.

    Lo último en Recetas de cocina

    Últimas noticias