Recetas de postres

Receta de pudín de café y nata

Receta de pudín de café y nata
Pudín de café y nata
Comentar

El pudín de café y nata es uno de esos postres perfectos para tener siempre en la nevera listo para la acción.

El pudín de café y nata es uno de esos postres perfectos para tener siempre en la nevera listo para la acción. Se trata de una base cremosa con el café, como sabor destacado, un ingrediente que convierte cualquier dulce en una dosis de energía destacable. Con el sabor de la nata y unos elementos más nos ofrecerán todo lo necesario para poder triunfar. Toma nota de esta mezcla para poder disfrutar de un pudín digno de los dioses, la mezcla de café y nata realmente te sorprenderá.

Ingredientes:

  • 1 taza de café
  • Mantequilla
  • 4 huevos
  • Harina
  • 100 gr de azúcar
  • Nata montada
  • Cómo preparar un pudín de café y nata

    1. Para preparar un pudín de café y nata empezaremos haciéndonos con todos los ingredientes a nuestra disposición. La grandeza de este postre estará en la mezcla ideal de ingredientes que están preparados para triunfar.Receta de pudín de café y nata
    2. Ponemos en un cazo la mantequilla, con 50 gramos será suficiente. Cuando se haya fundido toda la mantequilla le ponemos 1 cuchara sopera de harina. Removemos estos dos ingredientes hasta tener una base lista, la harina debe tostarse un poco.
    3. Agregamos en este punto el café. Para esta receta mejor que sea un expreso que tenga toda la intensidad de una maravillosa taza. Lo mezclaremos con la harina y la mantequilla que empezarán a ganar consistencia.
    4. Para darle el sabor que este pudín necesita le incorporamos el azúcar. Podemos ponerle un azúcar moreno o un edulcorante que hagan de este postre una fuente saludable de buenas sensaciones.
    5. Tendremos una crema fina con el color y el sabor intenso del café. Con todo listo vamos a introducir dos huevos enteros, sin dejar de remover y con la crema un poco fría. Este paso es importante para conseguir crear un pudín sin ningún grumo.Receta de pudín de café y nata
    6. Añadimos una yema y reservamos las claras que nos quedan. Las claras las batiremos a punto de nieve de esta manera conseguiremos un pudín un poco más esponjoso, ideal para aligerar un poco un postre muy intenso.
    7. Ponemos el pudín en moldes y los vamos a cocinar al baño maría en un recipiente con dos dedos de agua caliente al horno. Cuando tenemos el pudín cocido vamos a dejar que se enfríe durante unos minutos.
    8. A la hora de servir vamos a montar la nata. Le daremos la textura adecuada para situarla por encima del pudín. Cubrimos con un poco de cacao en polvo y servimos. Tendremos listo uno de esos postres extraordinarios.

    Lo último en Recetas