Recetas saludables

Receta de Malanga frita

Malanga frita
Receta de Malanga frita
Comentar

La malanga frita es un aperitivo crujiente y saludable de lo más original. Esa raíz viene de muy lejos y ha llegado para quedarse en nuestras cocinas con recetas como ésta.

La malanga frita es un aperitivo o plato de picoteo que puede convertirse en un indispensable de cualquier cocina. La malanga es una raíz que tiene varios nombres, tiquizque, otó, ocumo o uncucha y procede de América. En nuestra cocina puede ser una desconocida, pero a medida que la vayamos tratando descubriremos la gama de sabores y de posibilidades que nos ofrece este ingrediente. Podemos cocinarla en purés o cremas que tendrán un sabor y una textura realmente sorprendentes o tomar nota de esta receta para convertirá en un bocado crujiente de lo más original. Atrévete a probar un sabor éxito y a la vez conocido, prepara esta malanga frita en unos pocos minutos.

Ingredientes:

  • 2 malangas
  • ½ litro de aceite de oliva
  • Sal

Cómo preparar malanga frita

  1. La malanga frita es un aperitivo fácil de preparar. El primer paso para esta receta es hacernos con una buena materia prima. La malanga es una fuente de vitamina C muy apetecible que podremos encontrar en tiendas especializadas o en grandes superficies. Esta raíz es una maravillosa opción en aperitivos que ya vienen hechos, aunque es mucho mejor si los hacemos en casa, sin tanta sal o conservantes.
  2. Ponemos el aceite a calentar, usaremos un aceite de oliva, si nos gusta más de girasol es otra de las opciones posibles. La calidad del aceite marcará el desenlace de este plato que estará totalmente condicionado por una serie de elementos que afectan a esta fritura, el más importante es el tipo de aceite, pero también la temperatura. Será mejor que lo pongamos al fuego y que se caliente de forma uniforme.
  3. Lavamos las malangas y las secamos bien. Las vamos a cortar en rodajas del mismo tamaño. Podemos usar una mandolina para conseguir que sean lo más uniformes posibles. Los expertos las cocinan directamente con la mandolina van cortando para que caiga sobre el aceite, en nuestro caso, quedará bien de la misma manera.
  4. Vamos a freír la malanga unos minutos hasta que empiece a dorarse. La clave del éxito de este plato es que nos quede una malanga lo más crujiente posible para disfrutar de esa textura y sabor. Las tocaremos con un tenedor y veremos si suena ese sonido especial que queremos escuchar.
  5. Retiramos las malangas y las vamos poniendo sobre papel absorbente para que eliminen el exceso de aceite. Cuando queden bien secas le añadimos la sal al gusto, tendremos listo uno de esos platos de picoteo que hacen historia.

Últimas noticias