Fedea

Fedea: la Seguridad Social debería ingresar 19.000 millones más para pagar las pensiones

Pensiones - Tres pensionistas (Foto: EFE).
Tres pensionistas (Foto: EFE).

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) estima que para acabar con el déficit actual de la Seguridad Social de casi 19.000 millones de euros sería necesario subir un 23% la recaudación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), lo que afectaría a todos los contribuyentes.

No obstante, este no sería el único escenario para acabar con el déficit que arrastran las cuentas de la Seguridad Social. Según el informe Las pensiones públicas: Mitos y Realidades realizado por Fedea y presentado este lunes, también se acabaría con este déficit si se consiguen 3,6 afiliados más con la actual base media de cotización.

Asimismo, el estudio, realizado por el colaborador asociado de Fedea Miguel Ángel García Díaz, también destaca que otra medida para poner fin al déficit actual sería aumentar la base de cotización de todos los afiliados del 17,1% nominal o un incremento de 4,8 puntos del tipo medio de cotización.

Así, el estudio deja claro que cada año que pasa sin que se adopten medidas correctoras, hace que aumente el déficit del sistema de pensiones. En esta línea, señala que la asunción de la revalorización anual de las pensiones utilizando el Índice Precios al Consumo (IPC) o una tasa cercana incrementa el gasto anual hasta una tasa cercana al 5%.

Dado el déficit de partida, con este incremento se necesitará una mayor tasa de crecimiento de los ingresos solo para mantener el déficit actual de la Seguridad Social. Según García, el sistema tiene que ser coherente y tener coherencia interna, dado que no puede ser “muy contributivo y muy universal” porque si no, “tendrá problemas de funcionamiento a medio y largo plazo”.

El estudio también señala que casi 9.000 millones del déficit total están concentrados en el régimen agrario, del carbón y del mar. De hecho, tan solo el agrario explica el 30% del déficit total de la Seguridad Social, mientras que su volumen de cotizantes en el total del sistema apenas ronda el 8%.

Más crecimiento económico

Por otro lado, del informe se desprende que para conseguir pagar 21,2 años de pensión a un trabajador que haya cotizado 37 años, con una base de cotización del 23,5% y con una tasa de reposición del 78,8%, será necesario un crecimiento del PIB del 3,3%.

De hecho, el estudio apunta que si solamente se tienen en cuenta las aportaciones que se realizan (con una tasa de reposición del 96%, con 37 años cotizados y con una inflación cercana al 2%), únicamente dan para pagar un total de nueve años de pensión.

Así, otro escenario recogido en el estudio contempla, teniendo en cuenta la tasa de reposición que recomienda la Comisión Europea (78,7%) y teniendo en cuenta la media del PIB de los últimos 25 años, que solo se conseguirían pagar 16,1 años de pensión.

15 millones de pensionistas en 2048

De cara al futuro, Fedea asegura que existe la certeza de que habrá que pagar más pensiones, ya que habrá que pasar de casi 10 millones de pensionistas a 15 millones en 2048, lo que significa que será necesario un crecimiento del 1,4% del PIB únicamente para absorber el mayor crecimiento de las pensiones.

En esta línea, resalta que si se quisiera pagar un 1,4% más de pensiones al año y mantener el efecto sustitución, sería necesario un incremento del PIB del 3,1% anual acumulativo y “sin fallar en este crecimiento un solo año”.

También se ha puesto de relieve que la derogación de la reforma de 2013 significaría aumentar 3,4 puntos porcentuales del PIB el déficit actual. “El efecto ‘baby boom’ es coyuntural, los más jóvenes sí que van a cobrar pensión, otra cosa es lo que tengan que pagar”, ha apuntado García.

En su opinión, es necesario que todo el mundo pague y “con determinada coherencia” para hacer frente al esfuerzo necesario para garantizar la sostenibilidad del sistema. “Si el sistema es contributivo, no puede ser universal a la vez”, ha resaltado, tras afirmar que la resolución del déficit actual supone un esfuerzo de todos.

Además, García ha dejado claro que si España no logra consolidar sus cuentas públicas cuando llegue la próxima crisis, el gasto en pensiones pasará a ser la tercera parte del gasto público total. “Hay que evitar pensar que se puede seguir como ahora y no pasa nada, porque sí pasan cosas en términos distributivos y redistributivos”, ha señalado el colaborador asociado de Fedea.

Por último, el informe destaca que las pensiones españolas no son malas en relación con las de otros países o con las aportaciones. De hecho, todos los elementos muestran que las pensiones españolas están “entre las más generosas” de la Unión Europea.

Últimas noticias