Embarazo

Dieta en el embarazo: cómo regular la nutrición

dieta embarazo
Las reglas básicas para regular la dieta en el embarazo

Cuando una mujer está embarazada, tiene que cuidar de sí misma y de la vida que lleva en su vientre, también desde el punto de vista de la alimentación; comer por dos no significa comer más o demasiado. Os hablamos ahora de la dieta en el embarazo y cómo regular la nutrición, es decir, lo que se come.

Dieta en el embarazo

Es necesario prestar atención a la alimentación durante el embarazo , recordando que, si parte de su peso ideal, no necesita calorías extra en el primer trimestre, mientras que necesita unas 300 calorías más en el segundo trimestre y 450 más en el tercer trimestre.  Partiendo del bajo peso o del sobrepeso, será mejor que seas seguido constantemente por un dietista, quien te aconsejará lo mejor para tu salud y la del bebé.

Para simplificarlo todo, podemos resumir las reglas para una correcta alimentación durante el embarazo en 10 puntos fundamentales .

Equilibrar la dieta diaria

Las mujeres embarazadas suelen necesitar una mayor ingesta de proteínas, vitaminas, minerales y hierro. En este sentido, la carne es una excelente fuente, pero nunca exageramos y además la alternamos con el consumo de proteínas y fuentes de hierro de origen vegetal, como la soja, legumbres, tofu, almendras, espinacas, etc. 2.

Cuidado con los alimentos crudos y el alcohol

No es necesario eliminar por completo las verduras y frutas crudas, pero es fundamental lavarlas muy bien antes de consumirlas, para evitar que transmitan la peligrosa toxoplasmosis.

En cuanto al alcohol, sin embargo, sería bueno eliminarlo por completo de la dieta durante el embarazo ya que podría provocar abortos espontáneos, partos prematuros, malformaciones del feto, déficit de desarrollo físico o mental y epilepsia en el bebé.

No elimines ningún nutriente fundamental

Una dieta lo más variada y completa posible te permitirá ingerir todos los nutrientes necesarios para tu bienestar y fortaleza física; de igual forma permitirán un correcto y armonioso desarrollo del feto. La variedad permitirá una dieta equilibrada para el embarazo . En su lugar, olvídate de la comida chatarra,  que no haría más que dañar el hígado y la digestión.

 Come poco y con frecuencia

A menudo puede ser útil comer una galleta salada nada más despertar, incluso antes de levantarse de la cama, para pasar o mitigar las náuseas comunes del primer período de dulce expectativa. Luego divide tus comidas, tendrás mucha hambre, pero come porciones medianas, sin agobiarte. Mejor comer con más frecuencia, permite un aporte continuo de nutrientes, pero sin sobrecargar las funciones digestivas.

Introduce «snacks» saludables

Frutas y verduras de temporada, jugos, nueces, yogur, cereales son solo algunos de los snacks saludables que puedes comer en caso de ataques de hambre. Prácticos para llevar en el bolso al trabajo o de viaje, son alimentos naturales, ligeros y fáciles de digerir.

No elimines totalmente los dulces

Es mejor evitar los alimentos que contienen calorías pero no nutrientes, como las bebidas azucaradas. Solo te harían aumentar de peso y también afectarían negativamente tu nivel de colesterol en la sangre. Sin embargo, puedes disfrutar de algunos postres con moderación, como el chocolate negro o las galletas caseras o incluso el helado casero, también considerado por muchos como un excelente remedio para las náuseas.

Cocina los alimentos de forma segura

Lavar muy bien los alimentos frescos, como frutas y verduras, dejándolos en remojo durante diez minutos en agua y bicarbonato, ayuda a evitar el riesgo de infecciones. Sin embargo, la cocción de los alimentos también es importante: nada de carnes poco cocidas, sino bien cocinadas, sin condimentos excesivos. Apuesta también por cocinar a la plancha, que permite cocinar los alimentos sin añadir aceite, que es más saludable si se añade crudo.

Toma suplementos de vitaminas y minerales

A pesar de lo variada que es una dieta durante el embarazo, a menudo debe complementarse con suplementos de vitaminas y minerales. El ácido fólico, el magnesio, el yodo, el calcio y el hierro son fundamentales para evitar el peligro de gestosis, espina bífida, anemia o partos prematuros; El Omega 3 es útil para desarrollar habilidades visuales y cognitivas en el bebé y para reducir el riesgo de depresión posparto en la madre. Falta añadir a la lista: Vitamina A, Vitamina C, Vitaminas B, Vitamina D, Vitamina E.

No hagas dietas de adelgazamiento

Si notas que tu aumento de peso durante el embarazo es excesivo, contacta con tu ginecólogo o médico: ambos podrán darte consejos útiles o recomendarte un dietista o nutricionista que pueda seguirte más de cerca. Absolutamente nunca tomes medidas o sigas dietas que te recomienden o que veas por internet: correrías el riesgo de dañar tu salud y la del feto, incluso más que en condiciones normales.

Sube de peso de forma controlada

Volviendo al punto anterior, mantén tu peso bajo control de forma constante y cuidadosa: un aumento de peso durante el embarazo es natural, fisiológico y positivo, pero debe ser gradual y controlado. Sin prisas, controla el hambre y aliméntate de forma sana y equilibrada.

Una vez leídas estas reglas básicas y hechas las tuyas, recuerda siempre que cada mujer tiene su propio equilibrio, incluso en la alimentación y especialmente durante el embarazo: ante cualquier duda, consulta a tu médico de confianza.

También es fundamental prestar atención a lo que comes, pero sin excederte con la ansiedad y el estrés, que solo provocarían una tensión innecesaria y no beneficiarían tu estado.

Lo último en Bebés

Últimas noticias