¿Comer más despacio ayuda a bajar de peso?

La obesidad se ha convertido en una epidemia de carácter mundial

Comer más despacio
Este método depende también de la calidad y cantidad nutricional de los alimentos.

El hambre, la ansiedad o la glotonería nos empujan habitualmente ha devorar la comida en un tiempo récord. Una práctica que pone a prueba la capacidad de nuestro estómago para tolerar ese tipo de alimentación y que, además, nada tiene que ver con la sensación de saciedad que buscamos desesperadamente. La ingesta apresurada no hace sino paliar un efecto mental, perjudicando finalmente la salud.

Como ya han demostrado multitud de estudios e investigaciones, el comportamiento contrario es mucho más saludable. Comer despacio, sin prisas, nos permite disfrutar mucho más de los matices del plato. Convirtiendo la rutina en un acto de sumo placer. Y no solo eso, también favorece el proceso digestivo, fundamental a la hora de perder peso.

¿Por qué comer más despacio ayuda a adelgazar?

Comer más despacio
Cada comida debe durar, como mínimo, treinta minutos.

Esta costumbre ayuda a controlar las cantidades de comida que consumimos y evita la aparición de problemas gastrointestinales. Si el tiempo entre bocados es más distendido, la concentración de péptidos intestinales liberados será también mayor. Motivando mucho antes la aparición de esa sensación de empacho que antes estaba relacionada con el exceso de alimentación.

Según explican los expertos, la saciedad tarda en llegar unos 20 o 25 minutos. Por lo que es recomendable que cada almuerzo dure, como mínimo, media hora. Dejando también un tiempo de espera entre plato y plato para evitar los atracones. Una práctica que en la actualidad resulta muy complicada de seguir, debido al ritmo de vida acelerado que hemos adoptado. ¿Qué pequeños hábitos pueden ayudarnos en esta lucha por un cuerpo sano?

Consejos para comer más despacio

Comer más despacio
Intenta comer siempre sentado y en un entorno tranquilo.

  • Intenta beber agua entre bocado y bocado, así la sensación de saciedad llegará antes y reducirás la ingesta de calorías de los alimentos sólidos.
  • Masticar correctamente también es muy importante para facilitar la digestión y retrasar el tiempo de dedicación de cada comida.
  • Respeta los horarios establecidos. Si retrasas este hábito por otras actividades, después no tendrás tiempo para disfrutar del plato.
  • Escoge un lugar tranquilo para comer y evita las distracciones.
  • Cuando utilices cubiertos, prueba a dejarlos sobre la mesa entre bocados.
  • Evita comer de pie, andando o realizando cualquier otra actividad.
  • Intenta que en el menú del día haya siempre algún alimento sólido, pues el acto de masticar también estimula la saciedad.

Lo último en Salud

Últimas noticias