Crisis del coronavirus

Los profesionales funerarios envían al Rey un informe que cifra en 43.985 las muertes por coronavirus

muertos covid
Entierro de una víctima de coronavirus.

La Asociación Española de Profesionales de los Servicios Funerarios (AESPROF) ha remitido a Casa Real un informe en el que cifra en 43.985 las muertes por la pandemia de coronavirus, desde el 14 de marzo al 25 de mayo. El Ministerio de Sanidad sigue minusvalorando los datos de fallecidos y recoge 27.127 defunciones, según su última actualización. El documento enviado al Rey, y al que ha tenido acceso OKDIARIO, eleva notablemente la cifra de fallecimientos debido al nuevo virus. Esta cifra refleja los fallecidos en residencias, domicilios particulares, además las muertes con sospecha de coronavirus.

El dossier, ‘Estudio de mortalidad real en España por la pandemia de coronavirus’, es muy crítico con la gestión del Gobierno y recoge las sucesivas alertas emitidas por los organismos internacionales y desoidas por el Ejecutivo.

Asimismo, se hace eco de los datos de una información, publicada por OKDIARIO, según la cual el 23 de marzo los contagios se dispararon un 2.064% en Madrid tras el 8-M. La información se basa en los datos aportados por el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) sobre los contagios agregados notificados por las comunidades autónomas, según los cuales, los contagios en Madrid se elevaron el 23 de marzo a 21.531. Se trata del periodo estimado por Sanidad para el desarrollo de los síntomas de la enfermedad, además de la notificación del diagnóstico.

La asociación de profesionales funerarios destaca además el estudio del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), según el cual, «el coronavirus habría entrado al país hasta 15 vías diferentes y ya circulaba en todo su esplendor el 14 de febrero».

Consideran asimismo que «uno de los detonantes de la expansión del coronavirus habría sido el partido de futbol de Champions League entre Atalanta y Valencia» y añaden que «el encuentro, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), fue una rápida propagación del virus».

Denuncian las manifestaciones

En el informe denuncian «las concentraciones permitidas por el Gobierno a sabiendas y siendo conocedor de la situación que se avecinaba», como demuestran los distintos informes técnicos elaborados por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, que dirige Fernando Simón, desde el 10 de febrero.

Subrayan también que «las administraciones permitieron el pasado 8 de marzo la celebración de 480 manifestaciones en toda España (sin contar Cataluña) que reunieron a más de 600.000 personas y ello, pese a que para entonces el coronavirus ya se encontraba propagado por el país y especialmente desbocado en la Comunidad de Madrid».

Los profesionales funerarios envían al Rey un informe que cifra en 43.985 las muertes por coronavirus

El documento ha sido elaborado con la participación de más de 250 empleados del servicio funerario, cementerios, registros civiles e Institutos de Medicina Legal.

Su propósito, afirman, es «arrojar luz sobre una de las cuestiones mollares de la situación actual, el número de fallecidos que a día de hoy ha cobrado la vida el virus SARS-cov-2».

«En España realmente, las cifras oficiales siguen sin arrojar luz sobre este tema desde el inicio de la pandemia hasta hoy. Nosotros, como profesionales, nos vemos en la obligación de corregir esas cifras, para que así nadie se quede afuera , ya no sólo del número o estadística ,sino del reconocimiento de las autoridades y de la sociedad», señalan.

«Sospechosos» de coronavirus

El informe incorpora además certificados de defunción de fallecidos que no constan en los balances oficiales. Se trata de muertos con «sospecha» de coronavirus y otros en los que no se atribuye al virus la causa principal de la defunción.

Los profesionales funerarios envían al Rey un informe que cifra en 43.985 las muertes por coronavirus

Los profesionales funerarios envían al Rey un informe que cifra en 43.985 las muertes por coronavirus

Los profesionales funerarios denuncian que «la falta de intercambio de datos y contramedidas médicas en el contexto una emergencia de salud pública de importancia internacional es inaceptable».

En este contexto, señalan la falta de protocolos para hacer frente a las enfermedades infecciosas con potencial pandémico y destacan que «las capacidades nacionales en materia de investigación y desarrollo, en particular durante los brotes, no se han desarrollado adecuadamente».

«Se han destinado más recursos a las vacunas, la investigación básica y el tratamiento que a los avances en los medios de diagnóstico. Los medios de diagnóstico no sólo son importantes para el tratamiento de las personas, sino también para evaluar la eficacia de las vacunas y los tratamientos, y para establecer la rapidez y amplitud de propagación de una enfermedad. La investigación y el desarrollo, esenciales para obtener contramedidas médicas y lograr una preparación eficaz, se enfrentan a serios problemas sistémicos», destacan en el informe.

En otro momento subrayan que España es «un país que recibe más de 75 millones de turistas al año, con puertos y aeropuertos que se cuentan entre los de mayor tráfico del mundo, un clima que favorece cada vez más la extensión de vectores de enfermedades, con una población envejecida y una situación geopolítica polarizada, no está exenta de amenazas y desafíos asociadas a enfermedades infecciosas tanto naturales como intencionadas».

«Reducir la vulnerabilidad de la población a los riesgos infecciosos cuando es factible (por ejemplo, mediante la vacunación), la probabilidad de introducción de riesgos infecciosos (por ejemplo, mediante el control e inspección de mercancías en frontera), así como la probabilidad de transmisión interna de enfermedades es fundamental para minimizar los riesgos y su posible impacto sobre la población. Sin embargo, dichos riesgos no se pueden eliminar por completo», destacan.

La pasada semana, el Sistema de Vigilancia de la mortalidad diaria (MoMo) del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III recogió en su último informe un exceso del número de fallecidos en España, entre el 13 de marzo y el 22 de mayo, de más de 43.000 personas, lo que supone un porcentaje del 55%.

El MoMo, que se basa en los datos remitidos por los registros civiles, recogía un total de 120.851 fallecidos en plena pandemia, frente a una estimación de 77.817.

Lo último en España

Últimas noticias