Super Puma

Transparencia exige a Sánchez que revele sus viajes en helicóptero: «No son materia clasificada»

El Consejo de Transparencia obligó al Gobierno, en una resolución, a desvelar el número de veces que Pedro Sánchez ha utilizado el helicóptero oficial: el Super Puma. También reclamó datos de los vuelos en Falcon.

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, en el Super Puma del Ejército del Aire.

El Consejo de Transparencia ha emitido una resolución en la que exige al Gobierno a desvelar los viajes en helicóptero -el Super Puma del 402 Escuadrón del Ejército del Aire– realizados por el presidente, Pedro Sánchez.

Se trata de uno de los medios favoritos de Sánchez para sus desplazamientos y, al igual que el Falcon, no se ha librado de polémicas: en junio del año pasado, el líder socialista recurrió al Super Puma para acudir a la boda de su cuñado, en La Rioja, y es habitual que recurra a él para realizar el corto trayecto que une La Moncloa con la base aérea de Torrejón de Ardoz -para luego subirse luego al avión- y, a la inversa, para regresar a la residencia oficial. Así ocurrió, por ejemplo, en viajes tan cuestionados como el de Benicàssim: Sánchez usó el Falcon para acudir a disfrutar del concierto de uno de sus grupos preferidos, The Killers. Pero también tiró de helicóptero oficial para desplazarse desde La Moncloa a Torrejón y para volver a  La Moncloa.

En una resolución, el organismo de la transparencia estima la reclamación presentada por un ciudadano en la que solicitaba a Defensa datos concretos sobre "el número de vuelos en helicóptero realizados en el Super Puma u otro helicóptero usado de forma oficial por el presidente Pedro Sánchez desde su nombramiento el 2 de junio de 2018 hasta el 15 de octubre de 2018, ambos inclusive", así como el número de vuelos realizado "por todos y cada uno de los presidentes del Gobierno desde la transición democrática desglosado por meses hasta el 15 de octubre de 2018, incluido".

"Solicito, además, que más allá del número de vuelos en el desglose mensual, en el cual se indique el periodo del mes que corresponde a cada presidente para cuando ha habido cambios de gobierno, se incluya el gasto que supuso, tanto de personal como de combustible y todas las demás partidas que formen parto de este gasto público", añadía la solicitud.

"Materia clasificada"

En su respuesta, el Gobierno denegó el acceso a dicha información alegando la excusa, recurrente, de que se trataría de "materia clasificada". 

"Según acuerdo de Consejo de Ministros por el que se clasifican determinados asuntos y materias con arreglo a la Ley de Secretos Oficiales, adoptado en su sesión de fecha 28 de noviembre de 1986, de conformidad con las facultades que al efecto confieren a dicho Alto Órgano los artículos 3 y 4 de la Ley 9/1968, de 5 de abril, reguladora de los Secretos Oficiales, modificada por la Ley 48/1978, de 7 de octubre, se otorga con carácter genérico la clasificación de secreto a "los informes y datos estadísticos sobre movimiento de (…) aeronaves militares", estando los helicópteros Super Puma del 402 Escuadrón de las Fuerzas Armadas calificados como aeronaves militares", se resumía en la respuesta.

Además, se alegaba que los gastos relativos a dichos vuelos se sufragan "con cargo al presupuesto ordinario, al igual que otras Unidades de las Fuerzas Armadas" y, en consecuencia, "hace que no se puedan disociar los costes de determinadas actividades o desplazamientos concretos del cómputo general".

Transparencia sí acepta este último argumento, pero exige al Gobierno el desglose detallado de los vuelos realizados, porque "no se piden datos de dichos desplazamientos", como la identidad de los ocupantes, "sino tan sólo su número".

Vuelos publicitados en redes sociales

Pero el organismo va más allá, y censura abiertamente la interpretación que el Gobierno hace de la clasificación del secreto. "Este Consejo de Transparencia y Buen Gobierno tampoco alcanza a comprender, tal y como ha puesto de manifiesto en otros expedientes similares, cómo de la mención que se hace en el mencionado Acuerdo del Consejo de Ministros de 28 de noviembre de 1986 a la clasificación como secreto de los “informes y datos estadísticos sobre movimientos de (…) aeronaves militares” puede extraerse tajantemente la conclusión de que informar sobre el número de ocasiones en que se han producido desplazamientos vinculados al transporte de autoridades- en este caso, el Presidente del Gobierno- sin más datos sobre estos desplazamientos, pueda corresponderse con información calificada como secreta en el mencionado Acuerdo".

Además, llama la atención sobre el hecho de que La Moncloa informase, en una ocasión, de dicho viaje a través de las redes sociales.

El organismo señala, así, la "contradicción que supone a nuestro juicio calificar como reservado un hecho- en ese caso un desplazamiento físico– del que se da cuenta o se publicita, en este caso por redes sociales y en otras ocasiones por los propios medios de comunicación que cubren el acto al que se asiste".

Finalmente, considera que la información solicitada "no puede implicar ningún perjuicio a la seguridad del Estado o a la integridad de la autoridad que se desplaza- teniendo en cuenta que se trata de hechos ya acaecidos-" e insta al Gobierno a facilitar los datos de los vuelos realizados, tanto por Sánchez como por el resto de presidentes.

No es la primera ocasión que Transparencia abronca al Ejecutivo por su opacidad. En otra resolución, el organismo instó al Gobierno a presentar al reclamante el listado completo de las personas dependientes de Moncloa y Presidencia que disponen de autorización para utilizar el Falcon, especificando nombre, apellidos y cargo institucional, así como el número de veces en que Sánchez recurrió a este medio. Moncloa desoyó esa petición.

Lo último en España

Últimas noticias