Crisis del coronavirus

Las trampas de Sanidad: informa de 3 muertos en el último día, pero Madrid y Cataluña comunican 7

coronavirus
Entierro de una víctima de coronavirus.

El Ministerio de Sanidad sigue infravalorando el impacto de la pandemia de coronavirus. El último balance oficial recoge 28.346 fallecidos, 3 más que en el día anterior y 12 en la última semana.

El recuento que cada día ofrece OKDIARIO, sumando las cifras totales de la Comunidad de Madrid y de Cataluña, que Sanidad no contabiliza, eleva el número de defunciones a 41.921.

En la Comunidad de Madrid se han notificado un total de 15.111 fallecimientos, 4 más en el último día, mientras que en Cataluña las funerarias informan de 12.554 muertes por coronavirus, 3 más que en el último balance, según los datos difundidos este lunes por el Departamento de Salud.

Durante días, Sanidad mantuvo ‘congelada’ la cifra de fallecidos por la pandemia, alegando la actualización de las comunidades autónomas. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha admitido que puede haber unos 13.000 fallecidos más que no están confirmados.

Por otro lado, el Gobierno sigue sin ofrecer datos sobre los muertos en residencias. En abril, el Ministerio requirió a las comunidades autónomas los datos de fallecidos en estos centros, para lo que tenían de plazo hasta el día 8 de ese mes. El 17, Salvador Illa aseguró en rueda de prensa que su departamento ya disponía de las cifras y que se comunicarían «a la mayor brevedad posible». El ministro de Sanidad justificó como causa del retraso que los datos estaban «siendo analizados por técnicos expertos». Dos meses después, el Ministerio sigue sin revelar la cifra, imprescindible para conocer la verdadera magnitud de la pandemia.

Fuentes de Sanidad han explicado a OKDIARIO que «los datos se han solicitado a las comunidades autónomas y cuando se disponga de todos ellos y se hayan analizado se darán a conocer». Una afirmación que contrasta con lo dicho por Illa hace semanas.

Exceso de mortalidad

Los datos siguen subestimando la realidad de la pandemia. El Sistema de Monitorización de la Mortalidad (MoMo) ha elevado hasta 44.399 las defunciones no previstas entre el 13 de marzo y el 22 de mayo. El dato supone un incremento con respecto a la cifra anterior, que ya reveló 43.034 fallecimientos en este periodo.

El Sistema de Monitorización de la Mortalidad ha sido modificado en los últimos días, de forma que «se ha procedido a revisar el ajuste por tendencia en el cálculo de la mortalidad esperada».

El resultado es que «se produce una disminución en la mortalidad esperada» y, en consecuencia, «se observa un incremento en el exceso de la mortalidad».

El sistema se basa en la información remitida diariamente por 3.929 registros civiles informatizados del Ministerio de Justicia, correspondientes al 93% de la población española y que incluye todas las provincias.

Por otro lado, un informe de los trabajadores de los servicios funerarios, conocido el pasado 1 de junio cifra en 43.985 las muertes por la pandemia, desde el 14 de marzo al 25 de mayo. La cifra refleja los muertos en residencias y domicilios particulares, además de las muertes con sospecha de coronavirus.También el Instituto Nacional de Estadística (INE) se mueve en esas cifras. Según sus datos, la pandemia ha provocado desde principios de marzo 48.000 muertes más que en años anteriores.

Hasta el 24 de mayo, fallecieron en España 143.204 personas, muy por encima del año pasado. En concreto, una media de 47.998 muertos más. Aunque se indica que los datos «reflejan la mortalidad sin distinguir causas» y «no se puede medir de forma exacta el impacto de la pandemia Covid-19» el organismo sí reconoce que «se observa un considerable aumento en el número de defunciones en España».

Un documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece asimismo que cuando se identifique una enfermedad que pueda explicar el fallecimiento de un paciente por Covid-19 se tendrá que descartar como fallecido por el coronavirus.

Igualmente, también recoge que si hay una muerte sospechosa en una persona que no tiene una enfermedad que explica el deceso, se tiene que calificar como muerte por Covid-19, pese a que no se le haya realizado una prueba diagnóstica.Esto deja en evidencia el cálculo del Gobierno, que únicamente recoge los casos confirmados mediante PCR. El número se había quedado congelado hasta hoy con 27.136 fallecidos.

Lo último en España

Últimas noticias