La nueva ‘casta’ política coloca a los suyos

Las marcas blancas de Podemos en Madrid y Barcelona se convierten en una agencia familiar de colocación

Manuela-carmena
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la campaña electoral del 22M (Pablo Blázquez)

Han llegado al poder anunciado una nueva forma de hacer política,  aupados por el PSOE y por una marea de ciudadanos indignados con la corrupción. Pero apenas han tardado tres meses en hacer suyos los peores vicios de «la casta». Los nuevos regidores de los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, elegidos a través de marcas blancas de Podemos, no han dudado en recurrir al enchufismo para colocar a familiares directos en puestos clave de la Administración.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha colocado al marido de su sobrina, Luis Cueto, en un puesto de su máxima confianza para supervisar la gestión municipal, como coordinador general de la Alcaldía. Funcionario de carrera adscrito al Ministerio de Economía, Cueto cobrará ahora del Ayuntamiento 89.750 euros brutos anuales, un sueldo superior incluso al de la propia alcaldesa. Entre sus funciones tendrá también la dirección de Ifema, la empresa pública que gestiona el recinto ferial del Madrid. Durante los últimos años ha ocupado este puesto el ex alcalde José María Álvarez del Manzano.

Ante las críticas por este caso de enchufismo, Manuela Carmena ha asegurado que su sobrino político cumple todos los requisitos de «competencia profesional y experiencia en gestión de la administración pública» para ocupar el cargo mejor remunerado del Consistorio.

Pero el caso de Luis Cueto no es único. La portavoz del equipo de gobierno municipal, Rita Maestre, ha logrado colocar a su padre como subdirector general de la Agencia Tributaria del Ayuntamiento. En este caso, el equipo de la juez Carmena ha presentado el nombramiento como un «ascenso», ya que Luis Maestre es funcionario desde 1980 y en 2004 fue el responsable de diseñar la Oficina de Atención al Contribuyente que ahora dirigirá.

Antes de convertirse en concejal y portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento, su hija, Rita Maestre, formó parte del grupo de 70 personas que el 10 de marzo de 2011 asaltó la capilla de la Universidad Complutense de Madrid profiriendo gritos contra la Iglesia católica. Aunque asegura que en aquel acto se limitó a «mirar», las imágenes muestran que la hoy portavoz municipal se desnudó parcialmente para sumarse a la protesta.

El edil que quiso torturar a Gallardón

También el concejal de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto, ha colado a su pareja, Irene González, en su equipo más próximo de colaboradores. Dado que el reglamento municipal impide a los ediles situar a sus cónyuges en cargos de confianza, Irene González será contratada por su partido, Ahora Madrid, que en cualquier caso obtiene financiación pública del Consistorio.

Informático de profesión, Pablo Soto ha sido impulsor de una plataforma de intercambio de archivos en Internet y salió indemne de la batalla emprendida contra él por la industria discográfica. Su nombramiento como edil de Participación Ciudadana estuvo rodeado por la polémica, después de que transcendieran los mensajes que había escrito durante los últimos años en la red social Twitter.

«No puedo aseguraros que por torturar y matar a Gallardón se vaya a cambiar toda esta historia, pero por probar no perdemos nada», escribió en uno de ellos en diciembre de 2012.  «Ojo, que no es que yo quiera quemar bancos, que es por su bien, y por lo bonito que hace el fuego», tuiteó meses más tarde. Y en otro mensaje aseguraba: «Los amigos #PPSOE están pensando en como salir de esta. No son los suicidios lo que les preocupa, sino el olor a guillotina #AbajoElRégimen«. Toda una declaración de principios que muestra los ánimos de revancha de la nueva clase política que llega al Ayuntamiento.

Barcelona: parejas en común

Al igual que Pablo Soto, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha colocado a su pareja, Adrià Alemany, en otro puesto de máxima confianza y también lo ha hecho a través de su partido. Alemany ha sido designado representante de Relaciones Políticas e Institucionales de Barcelona en Comú (BComú), lo que hace que resulte más opaco conocer a cuánto asciende su sueldo.

En cualquier caso, BComú recibe financiación del Ayuntamiento de Barcelona que preside su pareja. Tras las elecciones del 22M, Adrià Alemany ya tuvo un especial protagonismo, como mano derecha de Ada Colau, en las negociaciones con el PSC y ERC que permitieron cerrar el pacto de gobierno municipal.

Otro concejal de Colau, el teniente de alcalde Gerardo Pisarello, ha colocado a su pareja como asesora de la Concejalía de Vivienda, que dirige Josep Maria Montaner. Hasta ahora, Vanesa Valiño ha sido directora del Observatori de Drets Econòmics, Socials i Culturals (Desc).

 

Lo último en España

Últimas noticias