Gobierno Pedro Sánchez

La ministra de Hacienda logró ‘a dedo’ y sin ninguna experiencia previa su primer cargo médico

La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / @AndaluciaJunta
La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / @AndaluciaJunta
Comentar

La ministra de Hacienda del Gobierno de Pedro Sánchez, María Jesús Montero, logró ‘a dedo’ y sin ninguna experiencia su primer cargo médico en 1995. Así consta en la denuncia presentada contra ella por la asociación de Jesús Candel, más conocido como Spiriman, por promover nombramientos irregulares en la Sanidad andaluza, tal y como publicó ayer OKDIARIO.

En concreto, la Asociación Justicia por la Sanidad señala en la denuncia que la exconsejera de Sanidad de la Junta de Andalucía (2004-2012) “fue nombrada subdirectora médica del Hospital comarcal de Valme en 1995, sin
ningún tipo del experiencia previa, pasando después por dos puestos directivos más (subdirectora médica del Hospital Virgen del Rocío y posteriormente a subdirectora gerente de ese mismo hospital)”.

Aquel nombramiento, según las fuentes sanitarias consultadas, fue mediante un procedimiento de “libre designación”, es decir, lo que se conoce popularmente ‘a dedo’. La organización de Candel pone a María Jesús Montero como el “ejemplo más significativo” de las irregularidades que se han ido arrastrando durante décadas.

“Hasta el año 2007 existían sistemas de selección que no eran perfectos, permitiendo el acceso a puestos directivos de las Instituciones Sanitarias andaluzas a personas sin los méritos, ni la capacidad, ni idoneidad necesaria para estos tipos de puestos, y el rápido ascenso de las mismas en la escala directiva y política”, recuerda dicha asociación. No obstante, explica que al mismo tiempo sí hubo otras personas que fueron elegidas conforme a tales principios constitucionales.

La asociación de Candel pone a María Jesús Montero como el “ejemplo más significativo” de las irregularidades que se han ido arrastrando durante décadas

Sin embargo, fue a partir del 2007, según la misma organización, cuando “los denunciados, empezando por la citada Montero, ya en ese momento Consejera de Salud, fueron cerrando el sistema de acceso a puestos de dirección hasta blindarlo totalmente a personas ajenas a su entorno de confianza”. “Lo consiguieron creando un Registro Específico para la provisión de puestos directivos, mediante un sistema definido como ‘de libre designación y convocatoria abierta’ que sólo existe en la comunidad autónoma de Andalucía”, subraya la Asociación por la Justicia en la Sanidad.

En el año 2002 la actual ministra de Hacienda pasó a convertirse en viceconsejera de Salud del Gobierno andaluz y en el año 2004 se situó ya al frente de esta consejería, puesto en el que estuvo hasta septiembre de 2013. En esa fecha asumió la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, donde ha permanecido hasta la fecha. Para el colectivo de Spiriman, Montero ha seguido desde la cartera de Hacienda “manipulando caprichosamente todo el régimen del personal al servicio del sector público andaluz, en el que se incluye el del Servicio Andaluz de Salud (SAS), las Agencias públicas empresariales sanitarias y las sociedades mercantiles y fundaciones sanitarias”, tal y como ha puesto de manifiesto, sostiene la asociación, el Tribunal de Cuentas.

Montero, licenciada en Medicina y Cirugía, ha sido denunciada junto a una decena de altos y exaltos cargos de la Junta por supuesta prevaricación continuada en “nombramientos ilegales” en la Sanidad autonómica. Entre estos dirigentes se encuentra también la actual consejera de Salud, Marina Álvarez.

La asociación de Candel, médico de Urgencias, ha requerido la actuación de la Justicia ante este presunto “entramado” de cargos políticos junto a las Unidades de Gestión Clínica que, según sostienen los denunciantes, han servido para crear un “sistema opaco” con el que “manipular caprichosamente el nombramiento de directivos y cargos intermedios en la sanidad” que deberían haber sido seleccionados a través de un concurso público “y no a dedo”.

Pendiente de resolución

La denuncia fue presentada el pasado 10 de octubre ante el Juzgado de Instrucción número 6 de Granada. Pero en el mes de noviembre, el titular de este Juzgado se inhibió al entender que los hechos a investigar y las personas contra las que se dirigen las acusaciones de prevaricación tienen su ámbito de acción en Sevilla, motivo por el cual ordenó remitir el asunto a Sevilla. En la capital andaluza, el caso recayó en el Juzgado de Instrucción número 14, pero hace algunas semanas el juez archivó la denuncia tras informar en este sentido la Fiscalía. Sin embargo, la asociación del médico de Urgencias recurrió este archivo y la causa está pendiente de resolución en la Audiencia Provincial de Sevilla.

La Asociación Justicia por la Sanidad ha convocado una manifestación el próximo domingo 10 de junio en Sevilla contra los recortes y la gestión de la sanidad pública en Andalucía que está llevando a cabo el Ejecutivo socialista de Susana Díaz.

Últimas noticias