Caballos

6 consejos sobre la alimentación de tu caballo

alimentación de tu caballo
Caballo comiendo

Si acabas de adquirir o adoptar un caballo, una de las grandes preguntas que te puedes hacer es la de ¿cómo debe ser la alimentación de tu caballo?

Un equino sano depende de varios factores, pero el más importante sin duda es una dieta equilibrada. Estos seis consejos sobre la alimentación de tu caballo te ayudarán a criar un animal sano, competitivo y feliz. Un buen forraje, acompañado de otros alimentos nutritivos y una rutina diaria de ejercicios, serán el punto de partida para alcanzar esa meta, no tan lejana. Pero debes tomar en cuenta la edad, peso, raza, sus características físicas y sus actividades diarias para definir cómo alimentarlo mejor.

6 consejos sobre la alimentación de tu caballo

Lo primero, una buena hidratación

Un caballo bebe entre 25 y 60 litros de agua diarios, dependiendo de la actividad que realice, el clima, edad y peso. Por ello es necesario que siempre tenga a su disposición agua fresca y muy limpia. Debemos evitar que al terminar de realizar un trabajo o una carrera el equino ingiera grandes cantidades de agua. En estos momentos es preciso suministrarle pequeñas cantidades, poco a poco.alimentación de tu caballo

Forraje, lo principal

Paja, pasto, heno o alfalfa son los componentes de los mejores forrajes. Se trata de carbohidratos esenciales para el organismo de tu caballo. Lo ideal es que la cantidad oscile entre los 6 y 9 kilos diarios y que estén libres de polvo y moho. Otra forma de medir la cantidad que debe comer el equino es en base al 1 o 2% de su peso corporal.

Pienso  y granos, los complementos

Si lo crees conveniente, puedes complementar el forraje con pienso. Esto será necesario en caso de animales de competición o con trabajos que demanden mucha fuerza física. Si el forraje es de poca calidad, el pienso debe complementar los aportes nutricionales que falten.

La avena, el maíz y la cebada son carbohidratos no estructurales que también deben complementar la alimentación de tu caballo. Lo recomendable es suministrarlos durante las horas más frescas del día.

Poco pero con frecuencia

El sistema digestivo del caballo continuamente está segregando jugos gástricos. Para ellos el mayor beneficio está en comer poca cantidad pero con más frecuencia. De allí que aumentar el número de comidas diarias mejorará de inmediato la alimentación.

La cantidad depende de sus actividades

Los requerimientos nutricionales del caballo varían dependiendo de distintos factores. La actividad que realiza es una de ellas, pero también lo es la calidad del forraje que consume. En base a ello podemos decidir si aumentar o disminuir la cantidad de alimento que le suministramos.

Los cambios deben ser graduales

Los cambios en los tipos de alimento que suministramos a nuestro caballo deben hacerse gradualmente. Lo ideal es comenzar por la sustitución del 25% del alimento viejo por el nuevo; luego aumentaremos a 50%, 75% y 100%, a medida que se vaya acostumbrando.

Si tomas en cuenta estos seis consejos sobre la alimentación de tu caballo le estarás aportando considerables beneficios. Con un poco de dedicación y sobre todo mucho amor convivirás con un equino sano y muy feliz.

Temas

Lo último en Mascotas