Crisis del coronavirus

El timo de los test defectuosos: el Gobierno devuelve 640.000 a una empresa china sin licencia

Illa mantiene oculto el nombre del proveedor nacional "habitual" que intervino en la operación

Última hora de la crisis del coronavirus, en directo

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado este viernes que España va a devolver 640.000 test de diagnóstico rápido adquiridos a una empresa china sin licencia al no contar con los estándares de calidad y fiabilidad exigidos. Es decir, tras recibirse 58.000 de estos test de detección del coronavirus sin suficiente fiabilidad, el Ejecutivo ha optado por desprenderse de todos ellos.

Así lo ha dicho el titular de Sanidad en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que ha explicado que España está realizando varias operaciones en China que están abiertas y que permitirán adquirir hasta 5 millones de test.

De la polémica operación, los primeros 8.000 test que llegaron a España no  pasaron los filtros de calidad que tiene el Sistema Nacional de Salud, a pesar de que el producto tenía todas las garantías y el certificado necesario para operar en la UE, según la versión de Moncloa. «Nosotros hacemos las comprobaciones y se detectó que no tenía el nivel de fiabilidad requerido, por eso se retiró», ha declarado el ministro.

En concreto, hasta el prospecto de estos test defectuosos ya advertía de que no eran eficaces para detectar el coronavirus, tal y como ha publicado el diario Abc.  «Debido a la limitación del método de detección, el resultado negativo de la prueba de este reactivo no puede excluir la posibilidad de infección», llega a decir el prospecto.

Illa ha señalado que los 640.000 test de este producto, de los que se han recibido un total de 58.000 (50.000 no se llegaron a distribuir), van a ser sustituidos por otro modelo de la misma empresa.

El ministro ha asegurado que los nuevos test rápidos llegarán «en los próximos días» y ha destacado que se trata de una cantidad «muy importante» de pruebas que España ha conseguido a través de varias operaciones en China que están abiertas.

En este contexto, Illa ha negado que la llegada de los test defectuosos haya influido en la evolución de la epidemia al no poder detectar más casos (como el modelo surcoreano) y ha subrayado que en un contexto internacional en el que todo el mundo quiere obtener material de esta categoría, España no va a perder ninguna oportunidad de adquirirlo.

Proveedor «habitual»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presumió el sábado pasado en una comparecencia en Moncloa de haber adquirido estos tests, que ya dio como «fiables y homologados», sin serlo. Además, la embajada china en España informó ayer de que la empresa vendedora carece de licencia. Moncloa quiso enmendar el fiasco afirmando que los test había sido adquiridos por medio de proveedor nacional, cuyo nombre se ha negado a revelar este viernes el ministro Illa. El titular de Sanidad se ha limitado a decir que es un proveedor «habitual» con el que trabaja el Gobierno y que tenía todas las garantías.

Lo último en España

Últimas noticias