Crisis del coronavirus

La Policía identifica a una familia en Madrid por portar una bandera con el lema «Gobierno dimisión»

Acosada. Así se ha sentido una familia madrileña que lleva días protestando contra la gestión del Gobierno en las caceroladas del madrileño Paseo de la Habana. La bandera de España con el lema ‘Gobierno dimisión’ que durante las protestas portan María del Prado y su familia ya es bien reconocible cada tarde. Denuncian que desde el primer día son vigilados de cerca por la Policía y que incluso les han pedido la documentación en varias ocasiones. «Los agentes cumplen órdenes de arriba, a alguien le ha molestado la imagen de nuestra bandera», asegura a OKDIARIO.

La familia Del Prado vive en una zona próxima al Paseo de la Habana, una calle que en la última semana se ha convertido en uno de los epicentros de las protestas que se registran en toda la capital contra la gestión de la crisis del coronavirus. Tanto ella como su familia participan en estas marchas, y desde el segundo día lo hacen desde una posición significativa: son ellos los que portan una gran bandera de España, con un mástil a cada lado, en la que puede leerse claramente ‘Gobierno dimisión’. Un icono ya de las protestas en este punto de Madrid.

«Yo bajé el primer día con la cacerola, y el segundo bajé con la bandera para que quedase claro lo que estábamos pidiendo. No queríamos pasar a la fase 1, no queríamos salir de compras, no queríamos ir al club de golf…», recuerda María en referencia a todo ese intento de buena parte de la izquierda por «ridiculizar» las protestas minimizándolas a un estrato social acomodado. «Lo que queríamos era que el Gobierno dimitiera», advierte indignada María dejando claro el motivo de su protesta. Y así lo plasmaron en su bandera.

Como recuerda María, ya desde el primer día que portaron esa bandera (físicamente la lleva uno de sus hijos y un amigo suyo, el resto de la familia va detrás) notaron la atención mediática. La imagen ilustró crónicas de prensa y salió reflejada en multitud de telediarios televisivos. Fue el segundo día que sacaron esa bandera cuando también divisaron claramente un aumento de la atención policial.

Ese seguimiento, primero visual, se convirtió en lo que ahora María denomina «intimidación». Durante algunos días posteriores, los agentes les pidieron en varias ocasiones la identificación «pese a que no estábamos incumpliendo ninguna norma». No estaban parados en la vía (más allá de esperar a que el semáforo se ponga en verde para cruzar), no estaban invadiendo la calzada, no estaban rompiendo la distancia de seguridad. De hecho, así puede comprobarse en las imágenes tomadas por OKDIARIO durante una de esas protestas.

cacerolada
La bandera por la que la Policía ha pedido la identificación a sus portadores.

«Órdenes concretas»

«Fue clarísimo que la Policía tenía directrices concretas de intimidar y hacer creer que con posibles sanciones nos podrían meter en un lío a los que portábamos banderas o inscripciones. Lo que pasa que la Policía, gracias a dios, a pesar de que cumple instrucciones no se comportó de una manera que llevase al enfrentamiento», explica María.

«A la Policía se le notaba que quería seguir las instrucciones que habían recibido, como es su deber, pero entendían que yo no había hecho nada. Que no me estaba saltando ninguna ley, sólo estaba ejerciendo un derecho. Les ponen en una situación muy difícil al mandarles como matones para amedrentarnos». Sin embargo, María reconoce que los agentes sólo cumplen órdenes de arriba y les reconoce «toda su labor».

Lo último en España

Últimas noticias