Sopas y cremas

Ajoblanco

Ajoblanco4
0 Comentar

Existen ciertos platos que no admiten, por su arraigada tradición, que se les modifique de forma alguna. Y es que a veces, el hacerlo, acaba con la verdadera esencia del plato. Algo parecido ocurre con el ajoblanco, por eso nuestra receta de hoy ni es nueva, ni es diferente, ni posee toques personales pero, eso sí, intentará respetar al máximo la original.

Esta sopa fría, que algunos definen como una variante del gazpacho, es muy típica de Extremadura y, sobre todo, de Andalucía (Málaga), y aunque su origen es de lo más humilde (al parecer nació cuando debido al hambre empezó a darse la necesidad de aprovechar el pan del día anterior) no hay restaurante o cocina que no lo incluya en su carta.

¿Dispuestos a probar este riquísimo ajoblanco?

Ingredientes:

  • 300 g de miga de pan del día anterior
  • 125 g de almendras crudas
  • 2 dientes de ajo
  • 200 ml de aceite de oliva
  • Vinagre de Jerez
  • Sal
  • Agua

Elaboración:

Ajoblanco1

Comenzaremos poniendo la miga de pan en agua para que se ponga blanda. Usad siempre el pan que haya sobrado del día anterior, eligiendo, además, uno que no tenga mucha corteza.

Ajoblanco2

Para esta receta es muy importante que las almendras estén crudas y no tostadas. En cualquier supermercado podéis encontrarlas tanto peladas como con piel o con cáscara. Si las compráis peladas tendréis que ponerlas en remojo durante unas 2 horas para que vayan ablandándose, pero si tenéis algo de prisa y no disponéis de tiempo, podréis escaldarlas unos segundos. Para ello, bastará con echar las almendras en un colador, poner agua a cocer y cuando rompa a hervir, introducirlas durante 3 segundos y sacarlas rápidamente. Repetiremos este proceso unas tres veces y reservaremos. Consejo: Escaldar las almendras para que se ablanden conseguirá, por otro lado, que podamos pelarlas con facilidad en caso de que hayamos elegido adquirirlas con piel.

Ajoblanco3

Pelamos los ajos, cortamos por la mitad y quitamos el germen para que el sabor sea menos fuerte.

En el vaso de la batidora ponemos la miga de pan, las almendras y los ajos. Trituramos y vamos añadiendo poco a poco el aceite de oliva, agregamos el vinagre (a gusto de cada uno), y una pizca de sal. Recomendación: No echéis demasiada desde un principio, es mejor que vayáis probando y rectificando.

Si el resultado es demasiado espeso, podemos echar un poquito más de agua y batir de nuevo. Para obtener una textura más suave, lo pasamos por el chino y metemos en la nevera. Y si te gusta aún más fina, puedes colarla con una estameña.

Dejaremos que repose y se enfríe (como mínimo unos 30 minutos).

Y ya tendremos listo este delicioso ajoblanco, que serviremos bien fresquito.

Sugerencia: Si queréis decorar el plato, podéis laminar algunas almendras y ponerlas por encima. O bien tostarlas o triturarlas y echar un puñadito. No echéis mucha cantidad para que el plato no resulte ni muy graso ni muy pesado.

Resumen
recipe image
Receta
Ajoblanco
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas