La otra cara del acuerdo empresarial de Lapo Elkann Agnelli y Cristiano Ronaldo (CR7)

Lapo Elkann Agnelli @Getty
Lapo Elkann Agnelli @Getty

Lapo Elkan Agnelli (Nueva York, 1977), el nieto de il avvocato’ –Gianni Agnelli, propietario de Fiat y Ferrari, así como una institución en Italia al nivel de cualquier casa real europea–, se ha aliado de manera exclusiva con Cristiano Ronaldo, CR7 (Madeira, 1985), por un plazo de cinco años. No hablamos de fútbol, hablamos de business. El italiano ha firmado con el súper deportista de la Juventus –propiedad de la familia Agnelli a través del family office, Exor Spa– un acuerdo de licencia y el diseño de una línea de gafas bajo el sello de CR7 que acaban de presentar en la feria MIDO Eyewear Show de Milán.

Elkann Agnelli, el enfant gâté que ha traído por el camino de la amargura a su hermano John, el responsable de la saga, ha conquistado millones de corazones en todo el mundo gracias a sus extravagancias y a sus travesuras de niño rico. Incluso se habla en las redes sociales del Team Lapo’, al que a veces me he adherido sin pudor atraída por su halo maldito y su alocada indumentaria. Sin embargo, el empresario transalpino no ha sido capaz de colarse en la lista de deseos de los consumidores con Italia Independent, a pesar de tener al mejor embajador de marca: él mismo. 

Tras la alianza con CR7, detrás de este acuerdo adelantado por ‘WWD’ a finales de enero, se esconde un grito de socorro y, quizá, un último cartucho para salvar una marca de gafas que vive una deriva parecida a la deriva vital de su fundador. A finales de 2019, hace apenas unos meses, Italia Independent redujo su cifra de negocio al 50% y cerró el primer semestre del año con unos números negativos de 12 millones de euros, frente al beneficio de un año antes en el mismo periodo de 1,7 millones de euros. Las ventas, por su parte, bajaron casi un 65% hasta los 4,1 millones de euros.

Ampliación de capital y bajada de las ventas

Italia Independent, que nació en 2016 por el empeño personal de Elkann Agnelli tras haber lanzado al estrellato el Fiat 500 que él mismo reinventó y puso de moda, lleva alrededor de un año y medio reestructurando la marca cotizada cerrando puntos de venta poco rentables. Sólo en 2019 cerró alrededor de cinco puntos de venta y reorganizó la cúpula de alta dirección. A principios de octubre, Mario Pietribiasi abandonó el puesto de CEO tras sólo seis meses en el cargo por desavenencias con la visión estratégica y se incorporó Marco Cordeddu, ex directivo de Fiat.

Pero, no sólo se reestructuró la red de retail, sino también el accionariado de la propia compañía de gafas de sol. En el mes de febrero de 2019, la firma vendió un 25,44% de sus acciones al fondo de inversión Creative Ventures. La entrada de este nuevo inversor, según informó Italia Independent, se hizo a través de una ampliación de capital e inyectaría seis millones de euros para dar un empujón a la marca de gafas con un plan estratégico hasta 2023.

En este punto, concretamente, es donde entra el acuerdo con la ex estrella de futbol del Real Madrid (CR7), ya que, tras aquella venta de capital, se detalló que el proyecto consistiría en adelgazar la estructura y, además, elevar los ingresos hasta 42 millones de euros con el desarrollo de nuevas líneas de producto y asociaciones, así como ampliar nuevos canales de venta y mercados.

Aparatoso accidente de tráfico, escándalos y secuestros falsos

Elkann Agnelli está en este momento recuperándose de un aparatoso accidente de coche cuando viajaba de Jerusalén a Tel Aviv que lo dejó en coma durante dos días. “Quiero dedicar mi tiempo, mi corazón y mis recursos económicos a hacer el bien, ocupándome de mi fundación, que no es un capricho de niño consentido”, señalaba a Il Corriere della Sera tras el accidente en Israel.

Lapo Elkann, aún con bastón tras el accidente en Israel @IG
Lapo Elkann, aún con bastón tras el accidente en Israel @IG

El italiano, no obstante, ha protagonizado grandes escándalos que han puesto –aún más– en el mapa mundial al apellido Agnelli. Hace apenas dos años, en 2016, el italiano viajó a EEUU y allí, tras una presunta fiesta sin parangón de alcohol, drogas y prostitutas, se quedó sin blanca. A Elkann Agnelli no se le ocurrió otra solución que la de fingir un secuestro y pedir un rescate a su familia en Italia de 10.000 dólares. La hazaña, si se puede llamar así, superó la discreción familiar porque su hermano llamó a la Policía estadounidense y todo saltó por los aires. O, mejor dicho, a los tabloides, claro, porque tuvo que comparecer ante las autoridades americanas, lo que provocó un desplome de las acciones de Italia Independent.

En definitiva, el acuerdo empresarial de la estrella de la Juventus y Lapo Elkann Agnelli es una patada hacia adelante, con mucho gancho, eso sí, para rescatar a Italia Independent de un final no deseado: el cierre.

Lo último en Economía

Últimas noticias