Regresa el tricampeón de la Champions

Los incendios que debe apagar Zidane

zidane
Zidane, en un graffiti en las calles de París.

Zidane tendrá que intentar recuperar a Marcelo, Isco, Asensio, Casemiro, Kroos... ¡Y tendrá que lidiar con Bale y Ceballos, que celebraron su marcha!

Sigue la última hora de Zidane y el Real Madrid, en directo

Zidane se encontrará a un Real Madrid muy cambiado al que dejó hace nueve meses. El francés se marchó ganando su tercera Champions consecutiva en un ambiente enrarecido por la insinuación de salida de Cristiano Ronaldo y la mala relación con Gareth Bale. El técnico, sin embargo, ha visto cómo esos fuegos se han expandido exponencialmente en el equipo tras los malos resultados y la falta de profesionalidad de muchos futbolistas, algo que ha hecho que el vestuario salte por los aires.

El entrenador tendrá varios meses para darle la vuelta a una serie de situaciones complicadas en el vestuario. Varios jugadores clave en sus triunfos están en su momento más bajo con el club blanco empezando por Marcelo –uno de sus ojitos derechos– e Isco –totalmente sentenciado con Solari–.

Esos dos casos, de especial interés estratégico para el club, los tendrá que abordar con la mano izquierda que le caracteriza y empezando por un plan para poner en forma a dos de los titulares en la Champions de Kiev. Con Pintus al frente de la preparación físico y la motivación del regreso de Zizou, esa empresa no será complicada para un técnico que tiene el objetivo de convencerles para primero volver a ser futbolistas de élite y después que quieran continuar comprometidos al máximo con el Real Madrid.

No sólo esos dos titulares de Zizou andan deprimidos, el centro del campo madridista está hecho unos zorros. Figuras clave como Casemiro o Kroos viven sus peores días en el equipo, mientras que una estrella emergente en tiempos de Zidane como Asensio ha protagonizado una temporada cuanto menos discreta.

En la zaga también hay problemas y muy graves con Keylor Navas descontento por su suplencia, Nacho a años luz de su mejor nivel o Sergio Ramos expuesto a críticas injustas como capitán del equipo. Zizou sabe que en dichos casos tendrá que aplicar más la psicología que el físico para recuperar el mejor nivel de sus chicos.

Por último, y no menos importante, se avecina marejada con los que celebraron su marcha y que ahora ven como un jarro de agua fría su regreso. Es el caso de Gareth Bale o de Dani Ceballos, dos futbolistas diametralmente opuestos, con los que Zidane tendrá que saber lidiar para medir su nivel de compromiso e implicación. El reto es equiparable a la figura de un Zizou que se ha ganado por derecho propio volver con plenos poderes para apagar un incendio que no ha parado de cesar desde su marcha.

Lo último en Deportes