CATALUÑA

Aragonés ofrecerá al PSC y los Comuns incorporarse al Govern si JXCat rompe la coalición

Pere Aragonés trabaja ya en buscar alianzas alternativas para no tener que convocar elecciones anticipadas

Laura Borràs ya no preside el Parlament: ERC, CUP y PSC fuerzan su salida acusada de corrupción

PSOE Aragonés
Pere Aragonés y Salvador Illa. (Foto: EP)

Tras la vuelta de las vacaciones la política catalana volverá a estar de moda. Justo cuando se cumplan cinco años del referéndum ilegal que supuso el mayor desafío al Estado de derecho, y con un apoyo al separatismo cada vez menor, el Gobierno de Esquerra y JXCat puede saltar por los aires por la desconfianza existente entre ambas formaciones y la suspensión, hace unas semanas, de Laura Borràs como diputada.

Es por eso que Pere Aragonés, presidente de la Generalitat, trabaja ya en buscar alianzas alternativas para no tener que convocar elecciones anticipadas o, de verse obligado a hacerlo, repartir las culpas. Uno de los escenarios que contempla es ofrecer la PSC -que ganó las elecciones- y los Comuns, incorporarse a su gabinete emulando de nuevo al tripartit. Los socialistas, tal como avanzó hace unos días OKDIARIO, ya trasladaron a Aragonés que le garantizarían la estabilidad si se queda solo.

Y es que al Govern le quedan todavía dos años y medio de vida útil. Pero si la coalición actual se rompe, por la salida de Junts per Catalunya -como defiende una parte importante del partido que lideran Borràs y Jordi Turull- a Esquerra se le hará muy difícil gobernar en solitario. Aunque los republicanos creen que podrían «salvar algunas votaciones en el Parlament», pese a tener solo 33 de los 135 escaños, Aragonés se encontraría con otro problema mucho más difícil de solucionar. Su partido no dispone de cuadros suficientes para ocupar muchos de los cargos y responsabilidades que dependen de la Generalitat. Por eso necesitaría ayuda externa ya que, según aseguran, «con los nuestros es muy difícil llegar a todo».

Con una parte del independentismo rechazando los planes radicales del sector de Junts liderado por Borràs y la CUP, apostando pues por la moderación y una política que permita a Cataluña recuperar el liderazgo económico y empresarial que ha perdido en los últimos años, el movimiento de Aragonés «podría tener incluso rédito electoral de cara a las municipales y autonómicas». Sobretodo en Barcelona. La gran plaza que ERC espera conquistar el 28 de mayo con Ernest Maragall como alcaldable frente a una desgastada Ada Colau. «Ese ejercicio de responsabilidad» que sería ofrecer a PSC y Comuns formar parte del Govern para evitar un nuevo adelanto que paralizaría Cataluña «podría verse recompensado en ciudades importantes» por parte de los electores, consideran. Aunque «en caso de no aceptar», les «podría penalizar mucho» unas elecciones anticipadas.

Y es que todos los sondeos dan ahora, de nuevo, la victoria a JXCat. Los neoconvergentes quedaron un escaño por detrás del PSC y ERC por la fragmentación de su espacio -ya que el PDeCAT se llevó una parte importante de sus votos por la división que se produjo meses antes-. Con el PDeCAT ya en descomposición, según los estudios demoscópicos, los junteros recuperan de nuevo esos votantes y con ello el liderazgo del independentismo y en consecuencia de la política catalana. Así pues, apuntan en ERC, «aunque sean ellos los que provoquen la ruptura, nuestro ofrecimiento responsable a PSC y Comuns les beneficiaría». A todo ello hay que prever que en otoño se espera que la justicia belga extradite a España a Carles Puigdemont. De coincidir con las elecciones eso empujaría a JXCat.

Lo último en España

Últimas noticias