Tenet

‘Tenet’: el estreno más importante de 2020 fue un grito de autoridad de Christopher Nolan

La filmografía de Christopher Nolan es alabada y criticada a partes iguales; por lo que con 'Tenet' decidió plantar cara a sus detractores.

‘Tenet’: el estreno más importante de 2020 fue un grito de autoridad de Christopher Nolan
TENET-PLAY

El año 2020 ha sido uno de los más complicados de la historia reciente y, como cabría esperar, esto ha afectado directamente a la industria del cine. Sin embargo, el estreno de ‘Tenet’ apuntaba a ser el regreso del público a las grandes salas; estipulando así unas expectativas a las que la recaudación en taquilla no ha correspondido. Un varapalo más para Warner que tuvo que reestructurar sus planes para 2021.

Christopher Nolan es un cineasta que se ha ido ganando el reconocimiento de las grandes masas y , para muchos, está considerado como el mejor director del siglo XXI. Pero no todos comparten esta opinión y ‘Tenet’ se ha presentado como un golpe en la mesa por parte del director.

De esta manera, el estreno de la última película de Nolan no era simplemente un reclamo económico para el estudio, sino también una declaración creativa que buscaba encontrar cierto resarcimiento dentro de las principales críticas que lanzan sus detractores. Mientras que la opinión popular afirma que sus obras son complejas, otros tachan a su filmografía de sobre explicarse y crear un artificio que, en realidad, guarda tras de sí un guion tan pobre como convencional. Una teoría para la cual cabe analizar su trayectoria hasta el estreno de ‘Tenet’.

Primera fase: de ‘Following’ a ‘Batman Begins’

Los despertares cinematográficos no suelen ser sencillos; no obstante, Christopher Nolan demostró su potencial desde el primer momento. ‘Following’ fue su ópera prima y ya dejaba entrever que sus intereses no formaban parte de las grandes salas. Un hecho que confirmó con ‘Memento’, cinta que discurre de manera inversa y que, antes de que el director saltara a la fama, se utilizaba como ejemplo elitista por los fans del mundo del celuloide.

Años más tarde, Warner le ofreció dirigir el ‘reboot’ de Batman; eso sí, previamente había de realizar ‘Insomnia’, su primera y última película de encargo. Una vez cumplida esta tarea, entró en el universo de Gotham y se consagró como el genio del audiovisual que muchos afirman que es. La guinda perfecta para una carrera que, comenzando como un director independiente, dio un salto vertiginoso a lo comercial.

La época dorada de Nolan

A continuación, empezaron sus años de gloria y nada ni nadie pudo parar su éxito. No bastante con llevarse el mérito de realizar la mejor película de Batman, ‘El caballero oscuro’, el director estrenaba otros filmes que triunfaban entre crítica y audiencia. Una etapa creativa desenfrenada que le hizo alzarse como la mayor eminencia de Warner, cosechando éxito tras éxito en taquilla.

Sin embargo, mientras que obras como ‘El truco final’, ‘Origen’ o ‘Interstellar’ entraban directamente en la cultura popular, bajo un sello distinguido de complejidad argumental, Nolan se ganó sus primeros “haters”. Si nos paramos a analizar estas películas, pronto nos percatamos de que las piezas no son tan complicadas de encajar; simplemente están relativamente desordenadas. Un desorden que, para exasperación de muchos, suele tardar gran parte del metraje en explicar, asegurando que cualquiera en la sala entienda lo que está pasando.

Porque, mientras unos afirman que se requiere cierto nivel intelectual para disfrutar de sus películas, otros no dudan en criticar esta constante necesidad de aclarar la narrativa que cuenta. Es decir, toda la fama que rodea al cineasta no es más que un truco cinematográfico fácil de detectar para aquellos que verdaderamente habían ido más allá de lo puramente comercial. Una opinión cada vez más popular que le llevó a cambiar las tornas.

Christopher Nolan cambia de estrategia

Ante el auge de esta crítica, el director decidió tomar cartas en el asunto y demostrar por qué merece todo el reconocimiento que ha ido cosechando a lo largo de los años. La idea inicial de ‘Dunkerque’ era realizar una película de la II Guerra Mundial sin diálogo alguno; pero su productora (y esposa) le convenció de que cambiara de idea. Ahora bien, el potencial de su primera obra bélica no reside en la complejidad argumental o grandes artificios narrativos, sino que se centra en la propuesta visual y sonora. Una película que ya es historia del género.

Aunque no fue hasta este año, en ‘Tenet’, cuando Nolan miró firmemente a los ojos de sus detractores. La película no se detiene un solo instante a explicar el principio de la entropía con claros esquemas, confiando en la habilidad del espectador para seguirle el ritmo. El gran público encontró una propuesta realmente compleja de entender, pero la belleza estética del filme le hizo ganarse el reconocimiento de la audiencia. Un giro de 180º a aquello que los detractores criticaban.

Puede que ‘Tenet’ guarde ciertos errores de guion que le impiden ocupar los primeros puestos en la filmografía de Christopher Nolan; no obstante, es la mayor reivindicación en los últimos años por parte de un director al que poco o nada le quedaba por demostrar. Porque este cineasta ha logrado aportar calidad al cine comercial y, aunque tal vez nunca sea el director independiente que algunos claman que es, estamos ante una figura imperecedera de la industria.

Lo último en Tráiler

Últimas noticias