San Valentín 2020

Cómo preparar una cena romántica para el Día de San Valentín

Pensar en un menú que sepas cocinar, una decoración romántica y un buen postre, son las claves para preparar una cena romántica para el Día de San Valentín.

cena San Valentín
Descubre cómo preparar la mejor cena romántica para San Valentín

¿Cómo preparar una cena romántica para el Día de San Valentín? Muchas son las ideas que podemos pensar al respecto,ya que no solo es importante el menú, sino también la decoración de la mesa y el ambiente que consigamos, de modo que sigue nuestros consejos y seguro que conseguirás tener una cena del día de los enamorados inolvidable.

Cómo preparar una cena romántica para el Día de San Valentín

cena San Valentín

La celebración de San Valentín está a la vuelta de la esquina de modo que puedes pensar ahora en la cena romántica que puedes preparar en casa. Un plan mucho más íntimo que salir a cenar a un restaurante y para la que preparar detalles como una botella de vino bien fría, un buen menú y la mejor decoración de todas.

Sobre el menú, tenemos que decir que aunque vas a poder encontrar infinidad de recetas apropiadas para este día, es mejor que apuestes por cocinar algo que sepas que te sale bien o que de hecho, sea tu especialidad, para que puedas estar seguro del resultado y enfrentar con calma la preparación. Si no sabes qué hacer, puedes elegir por ejemplo platos de pescado que son perfectos como el carpaccio y tartar acompañado de ensaladas de temporada enriquecidas con crustáceos o las inevitables ostras, a las que se atribuyen cualidades afrodisíacas. Si te gustan, entonces, no pueden faltar en la mesa.

Por otro lado, no habrá nada como empezar tu cena de San Valentín con un buen cocktail y para ello, tenemos algunos de los mejores, en este post que preparamos de manera especial para este día.

En la decoración de la mesa, menos es mejor. En el día de San Valentín, los detalles también son importantes, ¡pero es mejor tener cuidado de no exagerar! Todos los corazones rojos o en exceso no te servirán para decorar la mesa, sino para saturarla. Lo mejor que puedes hacer es enfocarte en la simplicidad, eligiendo, por ejemplo, un mantel blanco para iluminar con algunos detalles de colores, como una servilleta roja, con cubiertos brillantes y vasos impecables. No olvides velas y flores: un punto de luz y un pequeño jarrón con algunas rosas recién cortadas serán suficientes para crear una atmósfera íntima, en cualquier caso, evita los centros de mesa demasiado voluminosos y altos, ya que con ellos no va a poder ver bien a tu pareja mientras cenáis.

Volviendo al menú, no seas de las personas que ahorran tiempo, comprando algo preparado. Sabemos que es toda una  tentación, pero es mejor si se nota que te has esforzado. Esto no significa que durante una noche como esta no tenga que recurrir a alguna «ayuda» para ahorrar tiempo y no pasar toda la tarde en la cocina. Al comprar, elige algunos productos que ya estén limpios o listos para cocinar como tener el pescado fileteado por ejemplo.

Por otro lado, el horno va a ser tu mejor aliado. Al elegir el menú, se inteligente y cocina algo que se deba hornear . De hecho, el horno es perfecto para cocinar platos elaborados, no requiere supervisión constante y te  permite usar el tiempo para otras cosas (por ejemplo, puedes aprovechar para arreglarte mientras estás cocinando o para preparar la mesa de San Valentín).

No te olvides además del postre. Ya sea un pequeño praliné , una voluptuosa mousse de chocolate , o una bonita tarta de San Valentín, la cena debe terminar con un dulce momento para compartir con la persona que amamos.

 

Lo último en How To

Últimas noticias