Energía

Endesa anuncia un ‘megaplan’ de 25.000 millones hasta 2030 para impulsar la transición energética

La empresa española de energía Endesa llevará a cabo unas inversiones de 25.000 millones de euros con el objetivo de utilizar la coyuntura derivada del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) -dotado de los fondos europeos para hacer frente al impacto de la crisis del coronavirus en las empresas estratégicas del sector- para su plan estratégico 2021-2023 remitido en un comunicado a la Comisión Nacional de Valores y Mercados (CNMV).

En concreto, el 40% de la inversión de la energética española ira destinada a la red de distribución de la compañía, lo que se traduce en un aumento de la base de los activos regulados desde los 11.6000 millones de euros a los 13.000 millones de euros al cierre de 2023.

La compañía espera aumentar su beneficio bruto (Ebitda) hasta un 10%, lo que se traduce en pasar de los 3.900 millones estimados para 2020 hasta los 4.300 millones en 2023.

Mientras, el otro 40% se destinará a aumentar el parque ‘verde’ -energía renovable- con el objetivo de llegar a más de 18.000 megavatios (MW), con la incorporación de más de 10.000 MW adicionales a los operativos del grupo al cierre de este año. ¿El objetivo? Reducir al 80% el porcentaje de producción libre de emisiones a la atmósfera de C02 al final de la década.

La compañía que dirige José Bogas continúa en la senda para lograr la descarbonización e incluso de acelera en comparación con los planes que tenía la energética anteriormente. En concreto, calculaba que dentro de diez años se emitirían 140 gramos de dióxido de carbono por kilovatio/hora de electricidad producida. No obstante, con el nuevo plan el umbral se reduce a 95 gramos, hasta alcanzar un 80% menos respecto a 2017.

Previsiones financieras

Una inversión que tendrá un efecto directo sobre los resultados financieros de la energética. En concreto, la compañía espera aumentar su beneficio bruto (Ebitda) hasta un 10%, lo que se traduce en pasar de los 3.900 millones de euros estimados para 2020 hasta los 4.300 millones de euros en 2023.

No obstante, la inversión también tendrá un impacto positivo en la filial de renovables de Endesa. Enel Green Power España multiplicará por dos su aportación al Ebitda desde 300 millones a 600 millones entre 2020 y 2023. Al igual que el negocio que tiene la compañía de distribución, que aumentará su beneficio bruto hasta los 2.100 millones en el mismo periodo.

Mientras, la compañía de Bogas prevé que su resultado neto pase de los 1.700 millones estimados al final de este año -golpeados por el impacto de la crisis del coronavirus que apenas han afectado a la energética- a los 1.900 millones de euros a cierre de 2023, con un alza del 12% en el periodo.

Dividendos

En la actualización de su plan estratégico, el grupo ha señalado que entre sus previsiones está repartir casi 6.000 millones de euros en dividendos para el beneficio de sus accionistas en los próximos tres años, a pesar de que Endesa ampliará en el último ejercicio el ‘pay out’ al 70% con el objetivo de adaptar al perfil de crecimiento el nuevo plan estratégico para hacer frente a los riesgos generados por el impacto e la crisis del coronavirus.

Un escenario que refleja el cambio de política de dividendos de la compañía que dirige Bogas.

Endesa pagará un dividendo por acción de en torno a 1,9 euros brutos por acción, en 2021 se situará en 1,3 euros, caerá a en torno a los 1,2 euros en 2022 y ascenderá a unos 1,3 euros en 2023 a final de este año. Un escenario que refleja el cambio de política de dividendos de la compañía que dirige Bogas -adoptado ya hace un par de años que recogía para todos sus ejercicios un ‘pay out’ del 100%-. Un política que continuará vigente este año, pero que a partir del 2021 cambiará y se recortará un 10% en 2022.

Adiós al carbón en 2027

Por su parte, la energética española quiere acelerar al máximo sus planes para decir adiós al carbon y centrarse en las energías renovables. Una linea que ya sigue su filial Enel. En concreto, la compañía dirigida por José Bogas asegura que en 2027 habrá terminado todas sus operaciones de generación con esta tecnología tanto dentro como fuera de la Península Ibérica.

Una meta a la que llegará con el aumento de un 25% de sus inversiones hasta 2023 hasta alcanzar los 7.900 millones de euros. Una cifra de la que casi la mitad -3.300 millones de euros- se destinaran la construcción del parque generador de energía renovable, lo que se traduce en un 20% más de lo que la energética tenía previsto en tres años. ¿El objetivo? Alcanzar los 11.500 MW solares, eólicos e hidráulicos. Es decir, en torno a un 50% más respecto a los 7.700 MW con que concluirá el presente ejercicio 2020.

Lo último en Economía

Últimas noticias