La asesora de Iglesias al borde del banquillo: ha dado al juez 5 versiones distintas del robo de su móvil

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias y Dina Bousselham

La ex asistente de Pablo Iglesias en el Parlamento europeo Dina Bousselham declaró dos veces ante el juez, bajo juramento, que cuando el líder de Podemos le entregó la tarjeta de su teléfono móvil supuestamente robado ya se encontraba dañada y completamente ilegible.

Ahora lo niega en un escrito dirigido al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, después de que la Fiscalía Anticorrupción haya constatado indicios de que el actual vicepresidente del Gobierno pudo cometer sendos delitos de revelación de secretos y daños.

Desde que denunció en una Comisaría de Alcorcón el supuesto robo de su teléfono móvil, el 1 de noviembre de 2015, Dina Bousselham ha ofrecido ante la Justicia cinco versiones distintas y contradictorias sobre estos hechos. Algo que ahora la puede llevar al banquillo como autora de un presunto delito de falso testimonio.

Después de que OKDIARIO publicara, en julio de 2016, el chat machista de Pablo Iglesias sobre la periodista Mariló Montero, Dina declaró en un Juzgado de Alcorcón que el material publicado por este diario procedía de su teléfono móvil supuestamente sustraído.

Había «fotos íntimas» de Dina

En este acto, en el que estuvo asistida por los abogados de Podemos, Dina ocultó que ya había recuperado la tarjeta de memoria de su móvil: había llegado a la redacción de la revista Interviú y su presidente, Antonio Asensio, se la entregó a Pablo Iglesias en enero de 2016.

El propio Pablo Iglesias ha reconocido ante el juez que, ante un ordenador de la revista Interviú, accedió al contenido de la tarjeta, examinó sus archivos y comprobó que contenía «fotos íntimas» de su asesora. Pese a ello, se guardó el dispositivo y no se lo devolvió a su legítima propietaria hasta seis meses después, en el verano de 2016, según su declaración. Por este motivo, la Fiscalía Anticorrupción sugiere que el vicepresidente del Gobierno pudo cometer un delito de descubrimiento y revelación de secretos.

Iglesias Dina
Pablo Iglesias ha declarado ante el juez que comprobó que había «fotos íntimas» de su ex asistente en la tarjeta que le entregó el presidente del Grupo Zeta.

Dina Bousselham declaró el 10 de diciembre de 2018 ante la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Nacional como testigo-perjudicada en la pieza separada número 10 del caso Villarejo. En esta ocasión, aseguró expresamente que no tenía ninguna copia de la tarjeta de su teléfono móvil.  Mintió, pues ya hacía dos años que Pablo Iglesias le había entregado el dispositivo de memoria.

Tres meses después, el 27 de marzo de 2019, Dina Bousselham declaró de nuevo bajo juramento, en calidad de testigo-perjudicada, ante el juez Manuel García-Castellón. Reconoció que había mentido ante la Policía Nacional y entregó al magistrado la copia de la tarjeta de memoria que Iglesias había recibido de manos del presidente del Grupo Zeta.

Iglesias dice que le hicieron «chantaje»

Pero aseguró que nunca pudo acceder al contenido del dispositivo, porque estaba dañado cuando Iglesias se lo entregó: «Yo nunca la he llegado a abrir porque nunca me ha funcionado, de hecho intenté recuperar la tarjeta SIM para mandarla, en este caso a Berlín, que no lo hice nunca, y la
dejé en el olvido hasta ayer que [Pablo Iglesias] me dice: Oye, tráete la tarjeta SIM que te di, ¿te acuerdas? Y la he traído por si quisieran cotejarla”.

Dina no pudo aclarar cómo llegó la tarjeta de memoria a manos de Iglesias, aunque aseguró que el líder de Podemos sí pudo acceder a los archivos almacenados:  «Pablo Iglesias sí sabe el contenido porque él lo vio«. El líder de Podemos explicó a su asesora que habían intentado hacerle «chantaje» porque el dispositivo contenía «fotos íntimas» de Dina, a la que varios medios habían presentado como la nueva novia de Iglesias tras su ruptura con Tania Sánchez.

Dina Iglesias
Fragmento de la declaración prestada por Dina Bousselham ante el juez el 27 de marzo de 2019.

En esta tercera versión ofrecida ante la Justicia, Dina volvió a mentir: aseguró que nunca envió a sus amistades capturas de los chats machistas de Pablo Iglesias que OKDIARIO publicó meses después, en julio de 2016. Mentía, tal como ha podido comprobar la Unidad de Asuntos Internos de la Policía.

Dina Bousselham volvió a declarar bajo juramento ante el juez Manuel García-Castellón el pasado 18 de mayo. De nuevo, reconoció que había mentido en su anterior comparecencia y admitió lo que ya había descubierto Asuntos Internos: antes del supuesto robo de su móvil, Dina hizo capturas de los chats machistas del líder de Podemos y se las envió a varias amistades y compañeros del partido.

Ahora manda una carta al juez

Esta vez, aseguró expresamente que cuando Pablo Iglesias le entregó la tarjeta del móvil, en junio o julio de 2016, ya estaba dañada, por lo que «nunca pudo acceder ni recuperar su contenido«, a pesar de haberla enviado a una empresa en Alemania para repararla.

Dina Iglesias
Dina aseguró el pasado 18 de mayo ante el juez que cuando Iglesias le entregó la tarjeta ya estaba dañada.

La quinta versión ofrecida por Dina Bousselham ante la Justicia llegó el pasado miércoles en forma de carta, redactada por los abogados de Podemos y remitida al juez de la Audiencia Nacional. En ella, Dina se desdice de nuevo y afirma que mintió en dos ocasiones al declarar bajo juramento.

Ahora dice que cuando Pablo Iglesias le entregó la tarjeta de su móvil, funcionaba perfectamente. Pretende evitar así que el vicepresidente del Gobierno sea procesado en el Tribunal Supremo como autor de un presunto delito de daños (obstrucción a la Justicia), por destruir la prueba principal de la causa.

Dina Iglesias
La Policía Científica constató que la tarjeta de memoria estaba «parcialmente quemada».

Ante estas evidencias de falso testimonio, que probablemente llevarán a la asesora de Pablo Iglesias al banquillo, el juez García-Castellón intenta aclarar qué hay de cierto en las cinco versiones contradictorias que Dina ha ofrecido hasta ahora.

Ahora dirige el digital de Podemos

La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional ya se ha puesto en contacto con la empresa británica (Dina también mintió al afirmar que se trataba de una compañía de Berlín) que en el otoño de 2017 intentó recuperar el contenido de la tarjeta de memoria dañada. El novio de Dina, Ricardo Antonio de Sa Ferreira, descartó finalmente llevar a cabo la reparación porque le costaba 625 euros.

El juez ha pedido ahora a Correos que certifique en qué circunstancias devolvió a España la tarjeta la citada compañía británica, que opera en España bajo el nombre Recuperación Exprés. Dina dirige actualmente el digital La Última Hora, que Podemos ha creado para difamar a sus rivales políticos.

Lo último en Investigación

Últimas noticias