Alimentación

Cómo cultivar berenjenas fácilmente

Las berenjenas son agua en un 93% de su composición

cultivar berenjenas
Las berenjenas son saludables y deliciosas

Las berenjenas son uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo, con un sabor muy especial y la ventaja de que se pueden cocinar de muchas maneras diferentes, por lo que puedes crear infinitos platos con ellas. Hoy te damos todas las claves para que sepas cultivar berenjenas y puedas tener en cuenta todo lo que necesitan para un correcto desarrollo.

Esta planta es una herbácea anual que tiene como nombre científico Solanum melongena y pertenece a la familia de las Solanaceae. Tiene su origen en India, aunque se cultivan con mucho éxito prácticamente en cualquier rincón del mundo.

¿Cómo es la planta de las berenjenas?

Esta planta suele medir de 0,7-1 m de altura y tiene varias ramificaciones pilosas-espinosas y erectas. Sus hojas son ovaladas y grandes (unos 15-25 cm de largo), y sus flores se pueden presentar tanto solas como en pequeños racimos. Los estambres encierran el ovario que después de la autofecundación dará origen al fruto que es lo que se va a consumir.

Los frutos de la berenjena pueden ser muy variables, alargados o redondos, con un tamaño casi diminuto (2 cm) o muy grande (las hay de más de 30 cm). Su epidermis puede ser corrugada o lisa, y actualmente hay variedades que son de color oscuro o bien otras más claras. Las berenjenas se suelen consumir al horno, hervidas, fritas, a la plancha… ¡muchas posibilidades!. No se debe consumir cruda.

Entre las variedades de berenjena más conocidas están las de fruto largo (larga negra, larga morada, Violeta de Barbentane, Croisette), las de fruto redondo (Violeta de Nueva York, de Almagro) y de fruto ovoideo (Jaspeada de Gandía, Mission Bell, Belleza negra, bonica, blacknite, Florida Market). Cualquiera de ellas es un 93% agua en su composición, por lo que son muy saludables e imprescindibles si quieres perder peso.

Claves para cultivar berenjenas

  • Iluminación: esta planta es muy exigente en los que a la iluminación respecta, ya que requiere unas 10-12 horas de luz diaria para poder desarrollarse al máximo de sus capacidades.
  • Temperatura: resiste muy bien las temperaturas más altas, incluso si alcanzan los 40-45ºC, siempre y cuando la humedad sea la adecuada. Lo ideal es que esté a una temperatura de entre 23-25ºC y evitar las temperaturas bajas ya que pueden sufrir lesiones y no crecer hasta que haya un ambiente más caliente.
  • Humedad: en cuanto a la humedad ambiental, si es muy elevada pueden surgir problemas como floración deficiente, frutos deformes, caída de flores o disminución del crecimiento. Debes procurarle una humedad media que nunca llegue a ser elevada ni tampoco muy baja ya que igualmente tiene consecuencias negativas sobre la planta.
  • Suelo: es muy poco exigente en este sentido ya que su sistema radicular es profundo y resistente, aunque el más adecuado es el franco y profundo. Si está en suelos arcillosos puede tener problemas de asfixia radicular, y tampoco es recomendable proporcionarle un suelo ácido ya que puede tener problemas tanto de crecimiento como de producción. Lo ideal es un pH entre 6-7, que puede aumentar a 7-8,5 si el cultivo se realiza en suelos enarenados.
  • Cultivo: el mejor momento para realizar el cultivo en semilleros es el mes de marzo y dejar las bandejas en un lugar cálido y abrigado, con una temperatura mínima de 16ºC. Pueden estar hasta un mes en la bandeja.
  • Plantación: a la hora de cultivar berenjenas, cuando llega el momento de la plantación se debe hacer en hileras y con 60 cm de distancia entre plantas. Los trasplantes se siembran una vez que haya pasado la época de heladas y no haya riesgo a que se dé alguna, con el suelo ya caliente.
  • Abono: al hacer el trasplante es recomendable aplicar un fertilizante iniciador, y otro fertilizante nitrogenado a los lados cuando las plantas ya estén a mitad de crecimiento. También se debe abonar tras haber realizado la primera cosecha.
  • Poda: cuando realices el aporcado debes eliminar las hojas y chupones que se estén desarrollando por debajo de la cruz, y cuando se realiza la poda a cuatro brazos se debe dejar un tallo a cada brazo principal. Es importante también quitar los frutos que estén deformes o que han sido dañados por alguna plaga o enfermedad.
  • Plagas: como cualquier otra planta o cultivo, las berenjenas pueden también sufrir diversas plagas y enfermedades que pongan en riesgo su salud. En este caso se suelen ver atacadas especialmente por pulgones, escarabajo de la patata, araña roja, alternaria, nematodos, cercospora, verticiliosis y botrytis, entre otras.
  • Recolección: cuando la berenjena tiene un aspecto brillante es el mejor momento para recolectarla, y lo ideal es cosecharlas cuando están jóvenes. Para saber si se puede recolectar, pon una berenjena en la palma de tu mano y presiona ligeramente con el pulgar, si la cáscara se hunde pero vuelve a su forma original, ya está lista para cosecharse. En el caso de que no se hunda con la presión significa que no está madura aún y no deberías cosecharla. Cuando se hunde pero no vuelve a su forma original, estará demasiado madura y probablemente marrón y amarga por dentro.

Lo último en How To

Últimas noticias