CNI

Robles hace una encendida defensa del CNI y apunta a Bolaños como responsable de proteger los móviles

Ver vídeo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Margarita Robles ha defendido el trabajo de los 3.000 miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) destacando que todos los servidores públicos trabajan «exclusivamente» conforme a la ley. «Me siento particularmente orgullosa de los servidores públicos de este país», ha aseverado en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, en plena polémica por el espionaje con Pegasus.

Durante su intervención, Robles ha evitado aclarar de quién depende la seguridad de los móviles que utiliza el Gobierno. Pero, a su llegada, preguntada por este asunto, sí ha animado a dedicar «un minuto de tiempo» a consultarlo. «La ventaja de una democracia es que todo está en la ley, en las normas. Y, por tanto, no hay más que echar un minuto de tiempo», se ha limitado a responder.

Según el organigrama, la seguridad de las comunicaciones del Gobierno corresponde a la Unidad de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, que depende de la secretaría general de Presidencia del Gobierno. En ese momento, el encargado era Félix Bolaños.

El Centro Criptológico Nacional, adscrito al CNI, tiene, por su parte, la misión de garantizar la «seguridad de los sistemas de las tecnologías de la información que procesan, almacenan o transmiten información clasificada», según consta en el real decreto que regula este organismo.

Sin embargo, entre sus funciones no se enumera la responsabilidad de controlar los móviles, como sí elaborar y difundir «normas, instrucciones, guías y recomendaciones» para «garantizar la seguridad» de las tecnologías de la información y las comunicaciones de la Administración y formar al personal en este ámbito.

Defiende a Esteban

En su comparecencia en el Congreso, Robles ha elogiado además a la directora del CNI, Paz Esteban, quien ha dicho que «está teniendo que aguantar estoicamente» imputaciones que, ha asegurado, «no se corresponden con la realidad».

«El CNI tiene un deber de secreto y es muy cómodo que alguien diga que el CNI ha hecho algo», ha lamentado apuntando que su directora dará todas las explicaciones necesarias este jueves ante la Comisión de Secretos Oficiales, ante las críticas de los líderes independentistas por el presunto espionaje. Ha insistido en rechazar las acusaciones «sin base probatoria» al centro de inteligencia, que «no se puede defender» por el secreto legal que rige sus actuaciones.

«Nada que ocultar»

Robles ha advertido que no aceptará «especulaciones» ni acusaciones «sin pruebas», insistiendo en el trabajo de los funcionarios y apuntando que «los cargos públicos sólo tienen la «obligación» de «servir y ser transparentes». Además, ha defendido que no «hay nada que ocultar».

«No va a poder nadie con la fortaleza de las personas de ley que cumplen con la legalidad y que están en todo momento arrimando el hombro en un acto de generosidad y no en la descalificación permanente a las instituciones», ha aseverado.

Estas declaraciones llegan tras las últimas informaciones vertidas sobre el CNI en relación al espionaje con Pegasus.

El CNI sí hizo su trabajo

Como revela OKDIARIO, el cuerpo de inteligencia pidió por escrito a los miembros del Gobierno de Pedro Sánchez que revisaran sus teléfonos móviles y que remitiera la conclusión de esa revisión al Centro Criptológico Nacional, el organismo adscrito al CNI encargado de la seguridad tecnológica.

Como ha desvelado este periódico, el CNI remitió a Moncloa un manual para que cualquier alto cargo pudiera detectar si Pegasus había infectado su terminal siguiendo unos pocos pasos.

El informe de 15 páginas remitido a Moncloa, además, advertía desde su arranque de la peligrosidad de Pegasus. «Dispone de la capacidad de acceder a prácticamente cualquier información almacenada en el dispositivo o de realizar acciones sobre el mismo como la activación del micrófono, grabación de llamadas, acceso al posicionamiento GPS o captura de las páginas web visionadas, entre muchas otras», se alertaba.

Paso por paso, se explicaba de manera minuciosa todos los pasos que hay que seguir para detectar este software en el interior de cualquier dispositivo telefónico de Apple, el tipo de dispositivo que usa el presidente del Gobierno y la mayoría de sus ministros.

Lo último en España

Últimas noticias