'CASO KOLDO'

El PSOE empieza a ver «insostenible también» la situación de Armengol por la trama de las mascarillas

Hay estupefacción por la relación del Gobierno de Armengol con la trama

Ver vídeo
Joan Guirado

El caso Koldo amenaza con generar un terremoto de dimensiones aún desconocidas en el PSOE. Tanto es así que tras la salida de José Luis Ábalos al grupo mixto, invitado por la dirección a abandonar la militancia pese a no figurar en la causa penal, la presión se dirige ahora hacia Francina Armengol, presidenta del Congreso de los Diputados y en el momento de los hechos que se investigan presidenta de las Baleares. «Si hablamos de responsabilidades políticas, que es dónde se ha puesto el listón…», manifestaba un diputado madrileño este miércoles en los pasillos de la Cámara Baja que sostenía que «la situación es insostenible».

Con un partido completamente «en shock» por la renuncia de Ábalos, que «es más que un ex ministro que van y vienen y hay muchos», los socialistas tratan de recomponerse aunque reconocen que «no va a ser fácil». Con el que fuera secretario de Organización ya fuera de la disciplina de partido, y con la trama de supuesta corrupción, copando todavía muchos titulares, «aún nadie, por acción u omisión, ha asumido responsabilidades». «Si queremos ser implacables tenemos que demostrarlo con hechos, no con anuncios grandilocuentes» expresaba otro diputado catalán.

Que no haya dimitido Ábalos y su marcha al grupo mixto «no ha servido» como cortafuegos, tal como pretendían, y dirigentes a nivel territorial y diputados creen que «las informaciones que se están conociendo día tras día hacen que esto sea insostenible». «Si esto sigue así se tendrán que ir» dicen sobre Armengol, Ángel Víctor Torres y Santos Cerdán.

Los dos primeros, ahora presidenta del Congreso y ministro de Política Territorial, eran los presidentes de Baleares y Canarias cuando sus administraciones contrataron a la empresa que se encuentra el centro de la investigación. Cerdán, ahora número 3 del partido, «el que introdujo a Koldo García en Ferraz».

«Fue el presidente el que dijo que venga de dónde venga y caiga quién caiga», rezaba una diputada andaluza en conversación con este periódico en los pasillos del Congreso en las últimas horas. Ella, como un líder territorial que se dice «devastado» por todo lo que está ocurriendo, advierten de que «con Ábalos se ha puesto el listón tan alto de la responsabilidad política que ahora puede caer cualquiera».

Aseguran, además, que «como mínimo, en el caso de Armengol estamos viendo que puede haber algo más allá de su responsabilidad política por omisión». La líder del PSOE balear es hoy la presidenta del Congreso. Otro diputado, en este caso madrileño, opina que «no podemos insinuar que hay militantes de primera o de segunda». La dirección de Ferraz, por ahora, confía en que el temporal amaine. Y que disminuya dicha presión sobre los tres dirigentes mencionados.

Pedro Sánchez, que este miércoles participó en la sesión de control al Gobierno, pero que más allá de las preguntas de la oposición está intentando pasar de puntillas sobre el asunto, «está noqueado», explican fuentes de su entorno. El jefe del Ejecutivo y secretario general del PSOE «confiaba con la renuncia de Ábalos». Y siente que el exministro «le ha fallado» al «anteponerse a él antes que al partido». La relación entre ambos está «completamente rota». Y no se espera, en las próximas semanas, «ningún acercamiento».

«Tiro en el pie» con la comisión

Otro punto en el que coinciden muchos cuadros socialistas es que la petición para crear una comisión de investigación sobre el caso Koldo «es un tiro en el pie». Hay temor a que la oposición, como ya han manifestado, citen a declarar a la presidenta del Congreso, al ministro de Política Territorial e incluso al ex ministro de Sanidad y ahora esperanza socialista para recuperar la Generalitat de Cataluña en menos de un año, Salvador Illa.

«El desfile de todos ellos por la comisión sumado a todo lo que se está publicando, nos va a hacer mucho daño» opinan. Consideran que «fue una idea para salir del paso» que «no ha sido bien medida». Apuntan que todo esto puede ser «una bomba nuclear» en un momento de máxima fragilidad para el Gobierno de coalición.

Armengol y el ‘caso Koldo’

OKDIARIO ha profundizado en la vinculación de Francina Armengol con el caso Koldo, la trama corrupta de presuntas mordidas millonarios que se cobraron a través de contratos públicos adjudicados durante la pandemia para la adquisición de material sanitario. Este periódico cuenta con el documento que acredita que Armengol conocía desde 2020 la estafa de las mascarillas que adquirió durante la pandemia cuando era presidenta de Baleares. La dirigente socialista no actuó hasta 2023.

En concreto, Armengol sabía desde el 8 de junio de 2020 que la empresa vinculada al ex ayudante de Ábalos había estafado al Govern balear al menos 2,6 millones de euros. Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas SL, empresa patrocinada por Koldo García, que era el ayudante del entonces ministro de Fomento José Luis Ábalos, estafó un total de 3,7 millones al Govern de Armengol con la compra de mascarillas que realizó el Ejecutivo de la dirigente socialista. Entre el 21 de marzo de 2020 y el 15 de junio del mismo año, la Consejería de Salud, que presidía la socialista Patricia Gómez, compró 25 millones de mascarillas quirúrgicas.

Lo último en España

Últimas noticias