Elecciones municipales y autonómicas 2019

Casado ‘centra’ la campaña del 26-M: ataques a C’s y menos Cataluña

Casado ‘centra’ la campaña del 26-M: ataques a C’s y menos Cataluña
Pablo Casado, entre Javier Maroto y Teodoro García Egea.

El partido de Pablo Casado intensificará sus ataques a Ciudadanos, sembrando dudas sobre su disposición a pactar con Sánchez. El asunto clave en la campaña de las generales, Cataluña, será reemplazado por los temas de proximidad.

El Partido Popular enfocará su campaña para el próximo 26 de mayo en dos ejes: una estrategia de proximidad, que atienda a los problemas cotidianos de cada región y, en la contienda política, un claro ataque contra Ciudadanos. 

La formación de Pablo Casado viene advirtiendo sobre los de Rivera desde la misma noche electoral. Pero en los últimos días, esa confrontación se ha intensificado. El mensaje es claro: votar a Ciudadanos no asegura que esa papeleta no acabe en el PSOE.

Frente a la formación naranja, Casado sacará pecho de la estructura territorial del PP, y también de la experiencia de gestión. Un asunto, consideran, que se estima más en la esfera municipal, donde la proximidad rige la actividad política.

En este contexto, las dos coordinadoras de campaña, Cuca Gamarra (alcaldesa de Logroño) e Isabel García Tejerina (vicesecretaria general de Acción Sectorial), explicaron este martes que ése es precisamente el punto fuerte de los ‘populares’.

El partido cuenta con 7.000 candidatos a alcalde y 60.000 miembros en sus listas. Un músculo que le permite ser el partido con más candidaturas: cubre el 85 por ciento de los municipios. El PP, sentenciaron ambas, "sale a ganar y a gobernar" y para ello dispone de "una maquinaria perfectamente engrasada, con proyectos ilusionantes y con el conocimiento y experiencia de gestión".

Los ataques a Ciudadanos se centrarán también en sembrar dudas sobre su disposición a pactar finalmente con el PSOE. Pese a que Rivera insiste en que no lo hará -y así se lo trasladó este martes al propio Pedro Sánchez en su encuentro en La Moncloa- en el PP recuerdan que esa alianza no es nueva (ambos intentaron ya en el pasado un acuerdo de investidura) y también que el partido naranja es "experto" en cambiar de opinión.

Siendo Rivera el objetivo prioritario, la estrategia del PP relega a Vox a un plano secundario. Evitar el protagonismo sobre este partido es uno de los objetivos. Sobre todo, porque en Génova se cree que una parte del electorado, aquellos desencantados que en las generales apostaron por Abascal, puede aún regresar. En este caso, se insistirá, como se hizo ya el 28-A, en que la fragmentación del voto de centro-derecha volverá a ser decisiva. Un nuevo intento para movilizar el ‘voto útil’ hacia el PP.

Protagonismo de Casado

Casado, como ya hizo en la previa de las generales, recorrerá todas las comunidades y ciudades autónomas. En un claro aviso a quienes pensaban que el líder dejaría el protagonismo a los barones y dirigentes territoriales, el presidente ‘popular’ tendrá una presencia relevante en la campaña. Eso no indica, aclaran en fuentes de la dirección, que se pretenda dar un tono nacional a las elecciones.

El asunto más destacado por los ‘populares’ durante la campaña de abril, Cataluña, tendrá ahora mucho menos protagonismo. El mensaje será otro: cercanía, proximidad, atención directa a los problemas de los ciudadanos de cada punto de España. Así, el foco lo asumirán los temas cotidianos, las preocupaciones y la gestión del día a día de los distintos ayuntamientos y regiones. Una campaña ‘selectiva’, cuya temática irá variando y adaptándose esencialmente a lo que, en cada lugar, se estime urgente e imprescindible.

Lo último en España