Bancos

El sector financiero ve factible que bancos extranjeros apuesten por comprar entidades pequeñas españolas

Liberbank
Sucursal del banco Liberbank.

Los expertos ven poco probable que los grandes bancos españoles -salvo Caixabank- tengan intención de aumentar su tamaño en el mercado nacional con fusiones.

El consenso en el mercado es absoluto: las fusiones y concentraciones de grupos bancarios deberán continuar en España para hacer frente a las tensiones generadas por una rentabilidad cada vez menor -dañada por la perspectiva de tipos a cero o negativos-, la digitalización y la presión de las ‘bigtechs’. Los bancos que suenan como protagonistas de esta posible concentración, además de la posibilidad Bankia-Sabadell, son los ‘sospechosos habituales’ de las ex cajas regionales (Unicaja, Liberbank, Ibercaja, Kutxabank y Abanca).

En el sector hay quienes opinan que los grandes bancos quedan descartados para esta concentración: "Banco Santander aún está con la integración de Banco Popular y tiene más intención de crecer en otras latitudes que otorgan más rentabilidad. BBVA tiene que digerir primero la compra de divisiones que han funcionado mal como Turquía y, mientras tenga los problemas judiciales que va a afrontar en España, no tiene pinta de que vaya a iniciar ninguna operación", dice a este diario una acreditada fuente financiera.

Caixabank es la única entidad que podría protagonizar un crecimiento en España. Lo único claro es que la entidad aún está en un proceso de ajuste de plantilla y de cierre de oficinas por lo que no haría ningún movimiento hasta terminar su ajuste. Además, el reto del banco de Gonzalo Gortázar es salir al exterior, porque ya está muy concentrada en España, donde es líder en número de hipotecas y en oficinas, y lo era en empleados hasta el último ERE. La adquisición de BPI es interesante porque abre el camino a otro mercado, pero sigue teniendo la penalización de la divisa euro y sus tipos congelados.

Banco Sabadell sufre por baja rentabilidad y busca digerir la compra de TSB bajo la amenaza del ‘Brexit’. Según opinan en el mercado, queda igualmente descartado para seguir el proceso de concentraciones por el momento más allá de la posibilidad, para algunos irrealizable, de que se uniera con Bankia. La entidad de José Ignacio Goirigolzarri es un banco público, por lo que no se le ve participando en un proceso de estas características por la especial complejidad que aportaría su participación del FROB.

Por su parte, Bankinter era un candidato con potencial de crecimiento en el mercado español pero ha apostado por el ámbito digital de la mano de EVO Banco y Avantcard. También ha entrado en Irlanda, un mercado de fuerte crecimiento.

Posibilidad de los extranjeros

Con estas condiciones, y con los principales bancos sin muchas ganas de seguir concentrándose, hay quien en el mercado opina que, por qué no, bancos extranjeros y concretamente asiáticos podrían tener interés en el mercado español. No como hicieron en su momento Citi, Barclays y otros, que fracasaron en el intento de instalar marcas bancarias extranjeras en España, sino como propietarios de un banco nacional que ya tenga control de los clientes, los reguladores y el mercado.

Desde Asia suenan rumores de grupos bancarios poderosos, quizá chinos, que pudieran tener interés en España, un mercado pequeño y poco rentable pero una pica en Flandes en Europa e Hispanoamérica. El grupo de Juan Carlos Escotet ya demostró que el capital extranjero puede entrar y hacerlo con éxito en grupos bancarios españoles. Y no olvidemos que el venezolano sigue con la firme convicción de crecer en el mercado español.

Lo último en Economía