Secretos de una coleccionista: Alicia Koplowitz

Secretos de una coleccionista: Alicia Koplowitz

El Musée Jacquemart-André de París es un museo público de origen privado. Fue creado por André y por su esposa Nélie Jacquemart con la finalidad de exhibir la colección privada que habían reunido a lo largo de sus vidas. Donaron su mansión y la colección al Instituto de Francia, el cual posteriormente lo abrió al público en 1913. La colección está enfocada principalmente a maestros italianos del Renacimiento y por maestros franceses del siglo XVIII. Por sus galerías cuelgan obras de Uccello, Donatello, Botticelli , Canaletto Tiepolo, Boucher o Fragonard. La mecenas española Alicia Koplowitz ha escogido este museo, casa de coleccionistas, para exponer en ocho salas, a través  de 53 obras y 500 años de historia, un tercio de su colección. De Zurbarán a Rothko se podrán ver en el museo hasta el 10 de julio.

A pesar de su alta discreción, Alicia se ha inclinado por compartir y mostrar al publico parte de su colección cuidadosamente seleccionada por Pablo Melendo y el conservador del Museo Pierre Curie. La muestra fomenta un dialogo de arte a lo largo de los siglos. Se inicia con obras de Zurbarán, Tiepolo o Goya, pasando por la época impresionista con Van Gogh, Toulouse-Lautrec o Gauguin, incluyendo el cubismo de Picasso o Juan Gris, las estilizadas mujeres de Modigliani y desembocando en una era más moderna con obras de Antonio López, Antoni Tàpies, Lucian Freud o Miquel Barceló.

Alicia posee al menos una obra maestra de cada uno de los más grandes representantes del arte moderno. La colección es un reflejo de su exquisito gusto y gran interés estético y artístico. A través del modelo o del artista, de la musa o de la temática, la mujer es el centro de la mayoría de las obras de arte, lo cual refleja su exquisita personalidad femenina. El interés de Alicia por el arte despertó en una temprana edad, de niña ya sentía predilección por las clases de pintura del colegio, recuerda con siete años visitar el Museo del Prado y el gran impacto que le causó Las Meninas. Durante 30 años ha ido amasando una de las colecciones más importantes de nuestro país. Seleccionando cada obra con pasión pero también con coherencia histórica. Su colección es un recorrido por la historia del arte español y sobre la gran historia del arte del mundo occidental. Como ella misma confiesa en el catálogo de la muestra "coleccionar obras de arte es para mí un hecho iniciático, un camino que comenzó cuando tenía 17 años, que me ha servido de escudo frente a diferentes vicisitudes de la vida, en el que he aprendido a explorar vías íntimas que me eran desconocidas".

Como todo importante coleccionista, habiendo reunido obras de arte de forma personal, llega el momento en el que se siente la necesidad de compartirla con el publico. Es la primera vez que Alicia decide mostrar parte de su colección. Es una amante de todo lo francés y la elección de Paris parecía más natural que esa España donde se la conoce por una discreción absoluta. Según Pablo Melendo, la muestra de París ha hecho a Alicia "perder el miedo". Melendo está convencido de que se repetirá en otros lugares del mundo y que quizá algún día encuentre un museo propio donde perpetuarse.

Lo último en Opinión

Últimas noticias